A las 48 horas de terminado el paro la distribución y precios de alimentos empezó a normalizarse. Los treinta huevos que llegaron a venderse hasta en $ 10 ya están a $ 3 en el mercado mayorista, no al nivel de antes de la paralización, pero el alza que se mantiene por unidad ahora es de un centavo y no el triple como antes.

A una semana del despeje de vías otros productos aún no han bajado, como el verde que subió entre $ 2 y $ 3. Por eso las empanadas de verde subieron de $ 1 a $ 1,25 durante las protestas en una cafetería ubicada en la Alborada, en el norte de Guayaquil. El nuevo precio sigue marcado en el local. Si ya terminó el paro y bajó el precio de combustibles, ¿cuándo bajarán los precios?

Las legumbres ya están al precio igual al de antes de las paralizaciones convocadas por la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie). El del verde se espera que baje en una semana. La rebaja en las gasolinas extra y diésel -una medida que permitió el acuerdo para terminar el paro- no tendría un efecto. “No creo que vaya a hacer que los intermediarios, que son los principales beneficiarios y los que no le pagan un precio digno al agricultor, bajen, eso no lo hemos notado”, comenta Francesca Ferrero, delegada sectorial de restaurantes de la Cámara de Comercio de Guayaquil.

La distribución de la leche aún no se normaliza al 100 % después del paro. Sector perdió animales, lo que mermó la producción

Cita como ejemplo que la papa ya venía con un incremento sostenido que llegó a $ 45 el quintal y durante el paro hubo hasta una ligera disminución, pero se estaba pagando al productor $ 16. “No incrementó en el paro porque ellos ya tenían esa utilidad y la gente no les iba a comprar. La libra sigue en $ 0,45 cuando se consigue directamente el quintal en $ 10 y $ 18. Son $ 27 de la cadena de comercialización que considero elevado”.

Publicidad

Y es que explica que la inflación muchas veces se da por el mal manejo de la cadena, y que más allá de que se disminuya el precio de la gasolina se debería exigir un mejor pago al productor y regular al intermediario. Suma la desinformación. “En el paro se vinculaba el incremento del aceite y que iba a bajar con la gasolina y sabemos que eso no es verdad”. Más bien se espera que en el transcurso del semestre se regularice el mercado internacional, el costo de la palma y la industrialización del aceite para tener valores similares a los del 2021 de $ 28, aproximadamente, la caneca de aceite especial para freidoras.

En el mercado internacional este 6 de julio de 2022 el precio del aceite de palma se redujo hasta en el 11 % para terminar cerrando con una baja de 2,8 %, pero en relación con el cierre récord de abril pasado es una caída del 40 % y toca su nivel más bajo en un año, reporta Bloomberg Línea.

Cinco panes a un dólar y un aceite 83 % más caro ¿Por qué siguen subiendo los precios en Ecuador?

“Las pérdidas para el aceite de palma llegan en un momento en que el principal productor, Indonesia, aumenta las exportaciones tras una prohibición, los inventarios aumentan en Malasia y la producción entra en el ciclo estacional alto”, indica esta agencia de noticias.

Esa escalada de precios internacionales trepó los precios de los aceites comestibles y más cuando estalló el conflicto entre Rusia y Ucrania que son grandes productores. Esa guerra afectó a más productos en el tema de fertilizantes que deriva en aumento de precios.

Publicidad

Ese verde que no logra bajar, por ejemplo, está en una época de baja de producción. Por la pandemia y luego el conflicto bélico en Europa y la subida de fertilizantes, los productores con menos de 1 hectárea (que son el 80 %) no pudieron fertilizar causando aún más una baja productividad. “Por la misma baja productividad y falta de fruta , y debido a las consecuencias de paro es difícil conseguir el producto, lo que ocasiona a lo mejor ese aumento de precios”, explica Eduardo Manrique, presidente de la Asociación de Exportadores de Plátano del Ecuador (Asoexpla).

El precio de la caja de barraganete seleccionado subió de $ 10 y $ 11 a $ 13 y $ 14.

Mientras que el queso subió de $ 2,50 a $ 3. También lácteos y el pollo.

Leche, pimiento y productos escasos durante el paro impactaron en inflación de junio de 0,65 %, que es la más alta en nueve años

Esos productos están entre los diez alimentos que más incidieron en la inflación de junio que llegó a 0,65 %, la más alta registrada en ese mes en los últimos nueve años. La leche líquida pasteurizada tuvo una inflación mensual de 6,39 %; en aceite vegetal 7,55 %; el pan 2,69 %; el pollo entero 2,22 %; el queso fresco 7,48 %, de acuerdo con los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) en su reporte técnico.

Publicidad

En esa lista no están los fideos, pero cuando Rocío Villacreses fue a comer a un restaurante chino en Urdesa el viernes pasado, cuando ya había terminado el paro, en la carta el plato con fideo de arroz que acostumbra a pedir mantenía el precio de $ 18,60, pero al atenderla le advirtieron que ya costaba $ 20,40. Y que los demás precios del menú subieron entre 50 centavos y un dólar y ya no iban a bajar.

En las ciudades de Costa y Sierra el impacto fue distinto

De los 30 días de junio, 18 días el país estuvo parado. Aunque las protestas y cierre de vías fueron mayores en provincias de la Sierra, el efecto inflacionario se sintió más en la Costa. La inflación en esta región fue del 0,82 %, casi el doble que en la Sierra (0,45 %) y en Guayaquil se sintió más el alza generalizada, pues llegó al 1 %.

En Santo Domingo el INEC registra una inflación de 0,85 % y en Machala del 0,74 %. En Quito y Ambato de 0,51 %. De ahí sigue Manta con 0,42 %; Esmeraldas con 0,36 %; Cuenca con 0,31 % y Loja con 0,25 %.

El efecto en las ventas de los restaurantes, en cambio, fue mayor en la Sierra. “El impacto de facturación en Guayas y sobre todo Guayaquil va del 5 % hasta el 40 %, pero no es lo mismo en Pichincha y Azuay, provincias donde se concentraron las protestas y donde el sector restaurantero llegó hasta 60 % y 70 % en la disminución de la facturación”, comenta Francesca Ferrero, quien pertenece a ese sector. (I)