El Grupo Ola, una empresa que comenzó como un emprendimiento familiar en 1979 y que con el crecimiento del negocio fue expandiéndose, sigue en ese camino y abrió la Clínica Andes Visión en Guayaquil con una inversión que llega a $ 500.000.

Los equipos de diagnóstico son el rubro más grande de esa inversión que se concretó en medio de las últimas protestas que paralizaron a una parte del país en junio pasado. “De una u otra forma afecta al comercio este tipo de movilizaciones, pero confiamos en que Ecuador es un país de oportunidades y que son situaciones puntuales y pasajeras, y eso no nos ha desmotivado a paralizar alguna inversión. De hecho, cuando hubo las paralizaciones nosotros seguíamos construyendo acá la clínica, seguíamos adecuando todos las equipos para tenerla a punto y poder abrir”. Para el 2023 el proyecto es construir un quirófano, comenta Santiago Zurita, gerente general de Andes Visión.

Emprendimiento que busca erradicar el trabajo infantil ganó un capital semilla de $ 3.000 y un espacio en un centro comercial

Clínica Andes Visión es una de las empresas de Ola -al igual que Óptica Los Andes, Sunglass Hot y Eyes Illusion en Perú- que en el 2017 empezó a funcionar en Quito y a mediados de julio del 2022 inauguró la primera en Guayaquil.

Y es que la demanda está creciendo. Lo han visto en los dos años que tienen ofreciendo el servicio de oftalmología en los 25 puntos de venta de Óptica Los Andes en Guayaquil. “Al ser esta la ciudad de mayor población en el país, este servicio se encuentra copado, por ello vimos la necesidad de ofrecer un punto de atención oftalmológica de punta, que nos permita mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes y aprovechar el enorme potencial de crecimiento que hay en ella”.

Publicidad

Old Navy prepara su tienda en Mall del Sol, de Guayaquil

En Quito atienden a alrededor de 800 pacientes al mes y en Guayaquil la atención en oftalmología es de entre 150 y 200 pacientes. Ahora, con la clínica que funciona en Plaza Orellana, en la avenida Francisco de Orellana y Alberto Borges, proyectan atender a unos 500 pacientes al mes y llegar a 8.000 en el primer año.

Zurita comenta que un 40 % de las personas que atienden tienen ojo seco, que es una patología que antes no estaba bien tratada; que muchos dicen que les pican los ojos y viven con ese malestar cuando hay tratamiento para eso; pero que el ecuatoriano es cada vez más consciente de su salud en general. “La parte optométrica llega hasta un punto en el que ya no puede solucionar los problemas visuales de los pacientes y es ahí cuando deben derivar a una clínica oftalmológica, cuando ven que no logran resolver el problema visual del paciente. Muchas veces no logran resolver porque tienen patologías visuales, una catarata, por ejemplo que requiere un tratamiento diferente. Antes al paciente se lo trataba de curar con lentes y es algo que nunca se iba a curar porque era una patología visual que tenía que tratarse en una clínica”. De ahí, la oferta de servicios que amplía Andes Visión.

La planta médica estará conformada por seis especialistas: un cirujano oftalmólogo especialista en segmento anterior y glaucoma, un oftalmólogo especialista en córnea y cirugía refractiva, dos oftalmólogos generales y dos optómetras. (I)