¡A mal tiempo, buena cara! es un refrán que muy bien puede aplicarse a la historia de superación de Patricia Rodríguez, propietaria de la empresa Quijos Frut, pues literalmente el mal tiempo fue el culpable hace ocho años de que la empresaria arrancara con este emprendimiento.

Rodríguez, del cantón Chaco de la provincia del Napo, recuerda cómo en el 2013 las inclemencias del tiempo y la variación de precios del mercado la dejaron a ella y a su familia sin poder vender sus tomates de árbol y las naranjillas que cultivaban. La cosecha estaba perdida.

Sin embargo, una idea llegó: “¡Vendamos la fruta como pulpa congelada!”, propuso Rodríguez, quien así salvó la cosecha de su familia y nació Quijos Frut, que hoy es una microempresa liderada y operada por mujeres, genera fuentes de empleo a casi una decena de familias del sector y adquiere su materia prima, las frutas, directamente a pequeños productores de Napo, Pastaza, Sucumbíos y Orellana.

De entre ellos se destacan las chakramamas, mujeres quichuas que cultivan de manera sostenible, basadas en saberes ancestrales y ecológicos; son las encargadas de cuidar el suelo que alimenta a sus comunidades.

Publicidad

Palora coloca su pitahaya en más de cinco países, pero lucha por mejores precios

La empresaria destacó el trabajo que hacen las personas de estas fincas, ya que, para poder abastecer a Quijos Frut de las frutas, algunas tienen que transportarlas en tarabita para cruzar el caudaloso río Quijos, pues las fincas productoras quedan al otro lado.

Rodríguez también ha tenido que realizar el arriesgado trayecto en busca de su materia prima.

“Cuando lo hice pensé en el sacrificio de nuestros agricultores, y claro que me dio temor, ya que no tienen ninguna clase de seguridad, simplemente es una polea, no hay arnés, no hay línea de seguridad; es impresionante. Recé un padrenuestro y me lancé”, recordó la emprendedora, quien señaló que los productores sacan tres veces por semana la fruta a través de ese método para vender a Quijos Frut.

Los productores, y a veces las microempresarias de Quijos Frut, deben cruzar el río Quijos en tarabita para poder llegar a las fincas a recolectar las frutas. Foto: Cortesía de Quijos Frut

“Con nosotros no hay problema porque estamos aquí mismo, pero cuando deben sacar a la ciudad es el problema para ellos. Por eso, quisiéramos ampliar los mercados para poder coger toda su cosecha y de varios más”, expresó Rodríguez.

Agregó que, a medida que los pedidos crecían, también lo hizo la inversión en infraestructura y en mejoras para aumentar la producción.

Su mercado ha sido, principalmente, local: comercios, campamentos de empresas de servicios y otros establecimientos de la zona, aunque siempre buscaban espacios más grandes para mostrar los 23 sabores de pulpa de fruta congelada, entre ellos: chonta, pitahaya, arazá, originarios de la Amazonía ecuatoriana.

Publicidad

Con ese propósito se adhirieron a la Asociación de Artesanos Productores e Industriales de Napo (Aproin), a la que pertenecen otros quince microempresarios; y a través de esta asociación conocieron Se Puede, un programa de la Alianza para el Emprendimiento e Innovación (AEI), que identifica a agroemprendedores de la Sierra centro y Amazonía para conectarlos directamente, sin intermediarios, con los grandes compradores.

Durante una visita técnica a la Amazonía, Se Puede conoció a Quijos Frut e identificó que su producto cumplía con los requisitos para estar en las perchas de Corporación Favorita (Supermaxi, Megamaxi, Akí y Super Akí).

De esta manera iniciaron las conversaciones, el intercambio de información y documentos, y desde julio los productos de Quijos Frut se comercializan en 16 locales de la cadena en Quito, Guayaquil, Manta y Cuenca.

Sobre el programa Se Puede, su directora, Ana María Molina, señaló que nació desde octubre del 2019 como consecuencia y respuesta a las manifestaciones que paralizaron gran parte del país.

“Lo ocurrido llevó a la reflexión a los aliados de AEI respecto a que las zonas más ricas en recursos naturales, como la Sierra centro y Amazonía, eran, paradójicamente, las que tienen mayores índices de pobreza”, expresó Molina, quien señaló que Se Puede arrancó oficialmente en enero del 2020.

En 2021, AEI se enfocará en potenciar la innovación y el emprendimiento nacional

El programa empezó con el apoyo de Banco del Pacífico, Corporación Favorita, Grupo Difare, XiY, El Ordeño y Grupo Link. Luego se sumaron Bayer, Udla, Fundación Telefónica Movistar, Telefónica, Movistar y PwC. Además, hoy cuentan con el apoyo de empresas ancla y aliados institucionales, tanto del sector público como de organismos internacionales.

“A través de las convocatorias de mercado realizadas, hemos recibido más de 300 postulaciones de productores. De estas, tenemos identificados a 29, quienes ya están en proceso de conexión comercial”, sostuvo la directora del programa.

Actualmente, Quijos Frut produce 20 toneladas de pulpa de frutas, unas 240 toneladas al año. Esto hace que la microempresa no descarte buscar internacionalizarse y buscar otros mercados.

“Tenemos ideas de exportación que poco a poco se están desarrollando a través de la implementación de buenas prácticas de manufactura dentro de nuestra planta; estamos trabajando mucho en eso para poder llegar a la meta”, sostuvo Rodríguez.