Las mujeres representan el 48 % de los más de 4 millones de clientes de Banco Pichincha. En el segmento de microfinanzas este porcentaje sube al 54 %, donde la entidad cuenta con una oferta de servicios personalizada que favorece la inclusión financiera y la equidad de género.

Adicionalmente, se ha planteado como objetivo institucional cerrar la brecha de financiamiento en el 21 %, entre hombres y mujeres, hasta el año 2024.

Banco Pichincha obtuvo recursos por $ 132 millones para créditos de vivienda y negocios liderados por mujeres

Esto llevó a que la unidad de microfinanzas de Banco Pichincha reciba de la Red de Instituciones Financieras de Desarrollo (RFD) el Certificado de Reconocimiento a la Inclusión Financiera 2021, en las categorías de educación financiera y reducción de la brecha de género.

La Red de Instituciones Financieras de Desarrollo reúne a 51 instituciones entre bancos, cooperativas y ONG, orientadas hacia las microfinanzas, las finanzas populares y solidarias del país.

Esta entrega se dio en el marco del Foro Ecuatoriano de Inclusión Financiera realizado del 3 al 17 de septiembre, organizado por RFD, en el que se reflexionó sobre los cambios y desafíos a los que se enfrenta el sector financiero fruto de la pandemia.

En la coyuntura actual, entre marzo de 2020 y agosto de 2021, la institución ha apoyado a sus clientes con soluciones personalizadas para facilitar el pago de sus obligaciones crediticias.

Banco Pichincha pagó $ 97 millones en impuestos en el 2020, el doble de sus ganancias en ese año

En este sentido, se han desembolsado $ 1.172 millones en más de 231.000 operaciones destinadas a la reactivación de los negocios de mujeres, micro y pequeñas empresarias, según informó Banco Pichincha.

La distinción a Banco Pichincha supone un reconocimiento a su labor en favor de la inclusión financiera, y está avalada por una metodología de evaluación en la que han participado entidades como el Observatorio de la Pyme de la Universidad Andina Simón Bolívar, la Facultad de Economía de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador y la auditora Moore Stevens. (I)