Representantes de la transportación en Santo Domingo y Esmeraldas participaron de movilizaciones pacíficas en respuesta al alza periódica del precio del diésel, supuesta desatención gubernamental para este sector, peajes y transporte informal.

El gremio de Santo Domingo expresó su inconformidad por la construcción de un nuevo peaje en el sector de Buena Fe (Los Ríos), manifestó Fernando Ortiz, presidente provincial de la Unión de Transporte Pesado.

Fausto Mera, presidente de la Unión de Taxis de Santo Domingo, dijo que alistan una acción legal por dicha obra y el malestar que expusieron a Gabriel Martínez, ministro de Transporte y Obras Públicas (MTOP), en días pasados.

Los transportistas esperan también ser escuchados por el presidente Lenín Moreno, con relación a las deudas que mantienen con financieras por adquisición de unidades y otros servicios, estos se agudizaron desde el inicio de la pandemia de COVID- 19. "Si las casas comerciales quieren llevarse nuestras unidades, se las entregamos", indicó Giomar Gruezo, dirigente nacional de la Federación Nacional de Cooperativas de Transporte Interprovincial de Pasajeros (Fenacotip).

También pidieron moratoria por un año con las financieras y casas comerciales por el riesgo que embarguen sus unidades ante las deudas pendientes, indicó Álex Ramírez, dirigente de la compañía de buses urbanos Alonso de Illescas

Danilo Ibarra, presidente de la operadora Trans Esmeraldas, agregó que el incremento del diésel llegó al 35% y no resulta rentable transportar pocos pasajeros en rutas extensas como Quito, Guayaquil o a cantones de la Amazonía.

La gobernadora de la provincia, Cecilia Angulo, y la alcaldesa de Esmeraldas, Lucía Sosa, se comprometieron con los transportistas a analizar la informalidad en este sector y también el tema de seguridad, en reuniones próximas con la mesa de seguridad. (I)