(Cuenca- Loja)

La mañana de este miércoles un tramo de la avenida Remigio Crespo, en Cuenca, fue tomado por decenas de buses interprovinciales como reclamo a lo que consideran una competencia desleal. Una protesta similar se replicó esta mañana en Loja.

En el caso de la capital azuaya, los dirigentes del gremio exigen a las autoridades de tránsito que se haga respetar el permiso de funcionamiento de las busetas que ofertan un servicio de viaje turístico, pero que en el fondo es de pasajeros.

Los transportistas escogieron esta avenida, en el tramo entre Los Tótems y La Feria Libre, porque ahí se ubican las oficinas de estas empresas que ofertan viajes a Guayaquil, Quito, Machala, Loja y Zamora. No obstaculizaron el tránsito porque se estacionaron al lado derecho de la calle pese a que es un sitio prohibido.

Publicidad

Vicente Rivera, vocero de la empresa Super Semeria, contó que el malestar se debe a que el servicio de las busetas es informal porque no cumplen con su permiso de operación y les quitan el trabajo. “Nosotros estamos quebrando, las autoridades no nos han escuchado y esto ha crecido cada vez más”, afirmó.

Agregó que desde su llegada el número de pasajeros cayó radicalmente y en promedio un bus de 40 usuarios apenas lleva 10.

Eso incide directamente en su economía porque no tienen cómo pagar su inversión. Reveló que la deuda de cada bus promedia los $ 350.000 y el puesto en las empresas está por los $ 100.000, dinero que les resulta difícil de pagar letras mensuales de $ 1.200 por la baja ocupación de usuarios.

A eso suma los costos operativos por cada viaje. Por ejemplo, para cada frecuencia a Guayaquil deben tener $ 140 para pagar combustible, peajes y otros gastos operativos.

Esta manifestación se da justo tras una reunión entre el ministro de Transporte, Gabriel Martínez, con los dirigentes del transporte en Azuay. La cita se cumplió la tarde del lunes. Sobre el control a las empresas informales que incumplen con su permiso de funcionamiento, el gremio pidió que se establezcan sanciones.

En este escenario, Diego Novillo, representante de Turismo Oriental, dijo que la manifestación de hoy continuará hasta que las autoridades hagan respetar las leyes. Anhela que las promesas del ministro se cumplan, porque ellos “no pueden más”.

Publicidad

En la provincia de Loja

Decenas de transportistas de Loja se manifestaron la mañana de este miércoles en una marcha que partió desde la Terminal Terrestre, situada en el norte de la ciudad, hasta los exteriores del Municipio y Gobernación, en el centro.

Rechazan la creación y aprobación de nuevas cooperativas de taxis por parte del cabildo lojano, además desaprueban un supuesto intento de elevar el precio de los combustibles y proponen al Gobierno considerar la posibilidad de implementar una moratoria en los créditos que tienen en el sector financiero.

Los transportistas de buses interprovinciales reclaman que sus ingresos son “bajísimos, tomando en cuenta que solo pueden viajar con un porcentaje mínimo de aforo en sus buses, además de que la demanda también ha bajado”.

Iván Cabrera, transportista, rechazó a los denominados taxistas no legalizados. "Queremos que se legalicen, nosotros pagamos impuestos, pero estamos camino a la quiebra”, dijo.

La medida será progresiva y en próximas fechas se radicalizará, advirtieron propietarios y conductores de buses urbanos, de transportación interprovincial, taxistas y transportistas de busetas escolares.

Estos últimos tienen severos problemas económicos tomando en cuenta que desde marzo pasado las clases presenciales están suspendidas en colegios y escuelas. (I)