El 28 de diciembre pasado asesinaron a Jorge Luis Zambrano González. Varios impactos de bala segaron la vida de uno de los líderes de la banda narcodelictiva Los Choneros.

La identidad del hombre de 39 años, que fue baleado en una cafetería de un centro comercial de Manta, consta en 39 registros de procesos judiciales del sistema judicial: asesinato, tenencia ilegal de armas, asociación ilícita, drogas, entre otros delitos.

Por el asesinato de una persona en Manta, alias JL o Rasquiña cumplió una condena privativa de libertad desde el 2011 hasta mediados del año anterior. La Corte Provincial de Justicia de Manabí sentenció a Rasquiña a 20 años como coautor del crimen, dictamen ratificado por la Corte Nacional de Justicia.

No obstante, un juez de Guayaquil redujo dicha pena a 8 años de cárcel, aplicando el principio de favorabilidad por considerar que JL participó en calidad de cómplice. Y, a mediados del 2020, una jueza le otorgó el beneficio de la prelibertad luego que transcurriera más del 60% de la pena.

Publicidad

En febrero del 2013, Zambrano protagonizó una fuga de película en la cárcel La Roca, en Guayaquil. Huyó con 17 personas. Meses después se lo recapturó en Colombia, luego que la Policía le hiciera un seguimiento a su esposa, Samara Rivera.

La presencia de Rivera fue notoria en las diligencias de su cónyuge. En junio de 2012, ella se reunió con dos de los tres jueces del tribunal que conoció la causa de Rasquiña, durante un receso de la audiencia de juzgamiento, en Manta, Manabí, según la Fiscalía.

"Las fotografías permiten identificar a la pareja sentimental de Jorge Zambrano mientras se sube al vehículo de propiedad del juez Marcos Zambrano y posteriormente reunida con el presidente del Tribunal, Eduardo Flores Barcia", se lee en un informe del Ministerio Público. Por este motivo, Galo Chiriboga, el fiscal general de entonces, presentó una recusación en contra de esos magistrados, a quienes se les impidió que siguieran con el caso.

De acuerdo con información policial, JL siguió delinquiendo detrás de las rejas. En el 2019, se lo relacionó en el ingreso de objetos prohibidos al Centro de Rehabilitación Social Regional Guayas en una supuesta ambulancia: televisores, nevera, celulares, licores y armas.

En los últimos meses Jorge Luis estaba ubicando una oficina en Manta en la que se dedicaría a la abogacía. Aseguró meses atrás en una entrevista que quería involucrarse en actividades de pesca y agrícolas.

Desde que dejó la cárcel de Latacunga, Zambrano tenía como misión cada lunes presentarse en el centro de rehabilitación social de El Rodeo en Portoviejo, una de las condiciones para conservar la prelibertad; sin embargo, este martes se conoció que solo una vez se presentó personalmente y que desde entonces se reportaba a través de medios electrónicos.

Según información de la Policía, dentro de la banda Los Choneros había un pugna. Otras dos personas que habían adquirido poder en la organización iniciaron una disputa con JL. Como parte de las investigaciones de la muerte de Rasquiña, la Policía detuvo a Nelson R. P. (I)