Mediante una rueda de prensa, el presidente del Consejo Directivo del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, Jorge Wated, dio a conocer que se realiza la aplicación de un protocolo para el agendamiento y reprogramación de citas médicas.

Durante varios años, este aspecto ha sido una queja constante entre los afiliados, quienes tardan hasta meses para separar una cita y luego, al llegar la fecha, esta es reprogramada para semanas o meses después.

"No voy a aceptar tampoco que cancelen citas los especialistas a los ciudadanos que esperan tiempo por conseguirlas... Tenemos un montón de quejas y es evidente que eso genera una molestia también a los afiliados por la cancelación de las citas por eso se estableció un protocolo especial de agendamiento y reprogramación de citas en las cuales médicas están obligadas a cumplirlos", señaló Wated.

Especificó que si por fuerza mayor, comprobada, el especialista médico no puede atender la cita, la unidad médica tiene la obligación de reprogramar el mismo día con otro profesional de la misma especialidad o en otra unidad; en caso de no ser posible se deberá hacerla en un periodo no mayor a los cinco días con el mismo médico.

Quienes no cumplan con aquello podrán ser sancionados hasta con la destitución de su cargo.

Wated también señaló que más de 800 médicos trabajan en el IESS y también en clínicas privadas y derivan pacientes del IESS a casas de salud particulares. (I)