Son 465 policías los encargados de la vigilancia de los sospechosos que han sido beneficiados con la medida cautelar de arresto domiciliario en la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón).

Se trata de 155 personas que son investigadas por distintos delitos y que permanecen en casa por tratarse, en algunos casos, de grupos vulnerables, como adultos mayores, personas con discapacidad, con enfermedades catastróficas o embarazadas.

Cada procesado requiere tres policías por turno en 24 horas, pues cada uno cumple la guardia de 8 horas.

El personal que cuida a los procesados sale del eje preventivo, es decir, los uniformados que patrullan las calles, por lo que se debilita la vigilancia en esos sectores, se quejan el comandante de la Zona 8, César Zapata, y la alcaldesa Cynthia Viteri, quien financió hace dos semanas la llegada de 500 uniformados a Guayaquil.

Alfonso Ordeñana, presidente de la Corte de Justicia del Guayas, insiste en que el arresto domiciliario es exclusivo para grupos vulnerables y que es un mandato constitucional, sin embargo, existen menores de edad sospechosos de asesinatos que se han beneficiado con esta medida alternativa y hasta políticos que durante meses tuvieron un patrullero afuera de su casa. El fin de semana también cuatro funcionarias sospechosas de peculado fueron beneficiadas con arresto domiciliario, dos de ellas dieron positivo para COVID-19.

Sin embargo, hay casos en los que era posible dictar esta medida, pero no se hizo y los sospechosos están prófugos.

Ocurrió en Durán cuando dos hombres fueron detenidos con bloques de droga durante un operativo de las Fuerzas Armadas y dieron positivo para COVID-19. La Policía pide ahora que se depure el listado de los 155 sospechosos con arresto domiciliario para liberar personal policial, sin embargo, esta semana no hubo avances en este tema en la mesa de seguridad, pues depende del criterio de los jueces y es un derecho que no puede ser negado a los sospechosos.

El comandante de la Policía dijo esta semana que incluso le preocupa que los gendarmes sean atacados mientras resguardan la casa de supuestos criminales, en tanto que Ordeñana aseguró que pedirá un informe para conocer las condiciones de las viviendas.

El general Zapata aseguró que ya se ha hecho un informe y espera que este tema sea analizado y se encuentren soluciones rápidas. (I)