Durante la pandemia de coronavirus se ha pedido reiteradamente que las personas sigan las recomendaciones para evitar contagios y que sirven también para evitar contraer otros virus.

Pero con la llegada del invierno se pide tener más cuidado porque en esta época aumentan los casos de gripe estacional, así como los de la gripe AH1N1, que podrían confundirse en algunos casos con el COVID-19, debido a que comparten varios síntomas. Además de que, según médicos, es posible enfermarse al mismo tiempo de coronavirus y de estas gripes.

El doctor David Larreátegui, médico internista infectólogo y docente de la Universidad de las Américas (UDLA), dice que clínicamente son muy similares, pero entre los signos que ayudan a encontrar la diferencia con el COVID-19 está la pérdida del gusto y del olfato, neuropatías, hormigueos.

Para el médico, una persona que comienza a tener síntomas gripales puede comenzar a tomar paracetamol, hacer reposo y tratar de permanecer en aislamiento, porque hay la duda de que puede ser COVID-19. Además se debe estar atento a si los síntomas empiezan a empeorar, ya que se debería buscar una valoración médica oportuna.

Publicidad

"Después de pensar que todo es COVID, ya hay que empezar a sospechar en casos de influenza, porque diciembre, enero y hasta la mitad de febrero son nuestros meses de influenza en Ecuador... es importante ya tener en cuenta otros virus. De ahí que el hisopado nasal y las pruebas de antígenos se convierten en valores fundamentales para hacer el diagnóstico", dice Larreátegui.

¿Se puede enfermar de las dos cosas?

Una persona puede presentar sindemia COVID-influenza, que es cuando se tiene coronavirus e influenza al mismo tiempo.

"Por lo general, como son virus coexistentes, los dos tienen una manera de ataque diferente y los dos procesos neumónicos pueden sobreinfectarse. Es decir, los dos virus atacan los alveolos pulmonares al mismo tiempo", dice Larreátegui, quien añade que por lo general el coronavirus deja el camino libre para que la influenza ataque.

En algunos protocolos de países en que se está pasando al invierno se están incluyendo avisos para evitar que se presenten este tipo de casos. Además de empezar campañas de vacunación contra la influenza, algo que Larreátegui ve fundamental para evitar que se presenten estos casos de sindemia, y opina que debía ser antes de que llegue el proceso epidémico, es decir, antes de que llegue el invierno, en el mes de noviembre.

Publicidad

El médico internista agrega que la vacunación debe incluir tres cepas para estacional A, estacional B y la AH1N1, que son las más comunes.

Si se trata a tiempo se puede evitar el daño pulmonar producido por los dos virus. Además hay que tomar en cuenta que tanto la influenza como el coronavirus afectan mucho a los adultos mayores, pero en el caso de la primera, también es más proclive a causar problemas en niños menores de 5 años.

Mientras, el doctor Carlos Farhat, epidemiólogo y docente de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo (UEES), comenta que no ha visto casos locales, pero que sí hay reportes en otros países, especialmente la parte norte del continente, donde están presentando la presencia de la AH1N1.

"Eso en nuestro medio no se ha presentado por dos razones. Una, porque no estamos en época de influenza todavía, pero ya mismo entramos, pero sobre todo porque la gente mal o bien está usando la mascarilla, que también protege o disminuye la transmisión de ese virus", apunta Farhat, quien agrega que lo que sí se han presentado son casos de influenza con gripe común, pero no ha escuchado reportes de sindemia con COVID.

Publicidad

Para él, la gravedad que se pueda llegar a tener si este ocurre dependerá de factores como la edad y coexistencia de alguna otra patología, del estado de inmunidad y la vulnerabilidad del paciente. Por ejemplo, si se es joven, inmunocompetente se puede soportar ambas enfermedades, pero en un paciente de muchos años incluso una gripe común puede ser muy severa.

"El COVID en una persona adulta mayor, comorbilidad, tiene alguna enfermedad que lo inmunodeprima, por sí solo va tener una enfermedad muy grave. Si coincide con una enfermedad aguda como la influenza, el daño va a ser mucho más serio", dice el epidemiólogo.

Ambos médicos recalcan que los mismos métodos de prevención sirven para no contagiarse de estas enfermedades, lo que se convierte en un mecanismo de bloqueo para que los virus no ingresen a las vías respiratorias. Igualmente el lavado de manos y el uso de alcohol, así como el distanciamiento físico, para disminuir más los riesgos. (I)