Una década atrás eran pocas las empresas ecuatorianas que emulaban la tradición estadounidense de hacer un Black Friday o un Cyber Monday para incentivar el consumo a través de descuentos.

A las marcas de electrodomésticos que comenzaron a unirse a esta costumbre, que en Estados Unidos se celebra tras el Día de Acción de Gracias, se han sumado en los últimos años tiendas departamentales, aerolíneas, telefónicas, supermercados y hasta emprendedores.

Unas han participado en eventos organizados por gremios y otras de manera independiente han armado sus propias estrategias de marketing acuñando términos que hacen juego con las palabras Black o Cyber.

Y algunos de esos términos se han convertido ya en marcas registradas dentro del territorio ecuatoriano a través del Servicio Nacional de Derechos Intelectuales (Senadi), antes conocido como IEPI.

Publicidad

Según datos de esa entidad, desde el 2013 hay registros de marcas asociadas a estos eventos del Black Friday y Cyber Monday, con gráficos, logotipos, diseños o términos denominativos.

Gremios como la Cámara de Comercio de Guayaquil (CCG), la Cámara Ecuatoriana de Comercio Electrónico (CCE) y cadenas de almacenes de artefactos manejan marcas registradas ligadas a esos eventos.

Cyber Day y Cyber Mami son marcas que usa la Cámara Ecuatoriana de Comercio Electrónico. Leonardo Ottati, director general de la CCE, señala que esas marcas fueron donadas por el grupo Crecosa, de Créditos Económicos, que realizó el trámite del registro. "Cyber Day es una marca que ya le pertenece a la industria, pues son eventos de la industria, para la industria", dice.

La marca Cybermonday la tiene la Cámara de Comercio. Este gremio desarrolla este evento anual desde el 2012. Desde hace tres años lo realiza dos veces por año.

Publicidad

Almacenes La Ganga registró la marca Black Days en el 2017 ante la autoridad de propiedad intelectual. Este mes, la cadena emitió un comunicado para recordar a las personas que era titular exclusivo de esa marca para identificar diversos servicios de gestión comercial y publicidad.

Andrés Tinajero, director nacional de Propiedad Industrial del Senadi, explica que cuando se registran estas marcas se debe entender que están protegidas sobre el conjunto del término. Eso, según Tinajero, no implica que se está entregando el derecho de exclusividad sobre palabras como Black o Cyber que pueden ser términos usuales y bien pueden registrarse por otros junto a otras palabras.

El funcionario del Senadi precisa que probablemente cuando comenzaron los primeros registros de marcas ligados al Black Friday y Cyber Monday había términos no muy usados en el mercado nacional.

Durante los últimos días, en redes sociales, hubo inquietudes relacionadas con el hecho de que en Ecuador se estén registrando y protegiendo como marcas términos de uso común en los EE. UU.

Publicidad

Alejandro Varas, publicista digital, considera que no es idóneo que registren marcas de esa forma, aunque precisa que hay denominaciones que son de uso común en los EE. UU., pero no en el territorio ecuatoriano.

"Se tendría que ver cómo se dio el proceso de registro de la descripción de la marca y la clasificación internacional para que haya sido posible sin ningún tipo de oposición al proceso", dice.

Los especialistas refieren que cuando una marca incluye el uso de un término conocido y debe coexistir con otras similares tiene una debilidad y puede estar propensa a la nulidad.

La opinión del especialista

Publicidad

Flavio Arosemena, especialista en propiedad intelectual

"Es mejor registrar términos creativos"

Es aconsejable registrar términos distintivos como marcas, es decir, términos que hayan sido creados especialmente por el empresario que realiza el registro o términos que existan, pero no tengan ninguna relación aparente con el producto o servicio a identificar.

Considero un error importante utilizar términos que puedan potencialmente generar vicios legales para el registro, ya que esto afecta el valor de la marca como activo intangible al momento de ser valorada.

Por todas estas razones la comunicación entre los creativos de una empresa y su abogado de propiedad intelectual es fundamental. (I)