La noche de este lunes, el Congreso de Perú votó por un nuevo pedido de destitución en contra del presidente Martín Vizcarra por incapacidad moral en su segundo juicio político en menos de dos meses.

La sesión, que duró casi ocho horas, tuvo también la intervención por cuarenta y cinco minutos de Vizcarra, pero esto no fue suficiente para evitar que la moción fuera aprobada con 105 votos, 19 en contra y cuatro abstenciones, superando ampliamente los 87 votos necesarios.

"Ha sido aprobada la resolución que declara la vacancia de la presidencia de la República", declaró tras la votación el jefe del Congreso, Manuel Merino, quien tomará las riendas del país hasta completar el mandato actual, que finaliza el 28 de julio de 2021.

Vizcarra declaró que dejaba el poder "con la frente en alto" y descartó entablar acciones legales para resistir la decisión del Congreso.

Publicidad

"Salgo del palacio de gobierno como entré hace dos años ocho meses: con la frente en alto", dijo Vizcarra, rodeado de sus ministros, en el patio de la casa de gobierno, anunciando que se marcharía de inmediato a su vivienda particular.

"Me voy con la conciencia tranquila y el deber cumplido", agregó Vizcarra, quien gozó de niveles récord de popularidad en sus 32 meses de gobierno, lo que se reflejó con marchas y cacerolazos en su apoyo en Lima y otras ciudades luego de ser destituido.

Vizcarra ya había enfrentado en septiembre un proceso de destitución, pero salió airoso del mismo al no completar los votos necesarios. El mandatario destituido había reemplazo a Pedro Pablo Kuczysnki (2016-2018), quien no pudo completar su mandato al verse forzado a dimitir por presiones del parlamento.

Causa de la destitución de Martín Vizcarra

Los parlamentarios acusaban a Vizcarra de recibir más de 630.000 dólares en sobornos por otorgar la construcción de un proyecto de irrigación y de un hospital en la región de Moquegua que fueron licitados cuando era gobernador regional entre 2011 y 2014.

Los legisladores se apoyan de una investigación fiscal inconclusa en la cual gerentes de constructoras locales, que buscan purgar menos años de cárcel por sus delaciones, acusan a Vizcarra de recibir el dinero. Los aspirantes a colaboradores aún no han presentado pruebas concluyentes.

En el juicio anterior, Vizcarra era acusado de instar a mentir a dos funcionarias del palacio de gobierno sobre un cuestionado contrato a un cantante, pero sus adversarios solo consiguieron 32 votos, lejos de los 87 necesarios para removerlo.

Vizcarra destacó en sus descargos que una vacancia (destitución) "es una medida extrema", que no debía ser aplicada por el Congreso "cada mes y medio".

Tras la destitución, Merino se convertirá en el tercer presidente de Perú desde 2016, reflejo de la fragilidad institucional que ha caracterizado al antiguo virreinato español desde su independencia en 1821. (I)