Conocida como la Ciudad de las Siete Colinas por estar rodeada de montañas, Guaranda, capital de la provincia de Bolívar, conmemora hoy el bicentenario de su independencia en medio de las restricciones propias de la pandemia del coronavirus.

Según la historia, la independencia de Guaranda llegó un día después de la derrota de las tropas de la corona española en la llamada batalla del Camino Real cerca de Bilován, en San Miguel de Bolívar, acontecimiento que se registró el 9 de noviembre de 1820.

La proyección poblacional en este año es de 108.763 habitantes, considerando que en el 2010 era de 95.720 personas, según el Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC).

Guaranda es el más poblado de los siete cantones de la provincia de Bolívar: Caluma, Chillanes, Echeandía, Las Naves, Chimbo y San Miguel.

Publicidad

La fiesta más emblemática es la del carnaval, que se celebra entre febrero y marzo, en la que los pobladores de la ciudad se unen a los festejos con cientos de turistas, principalmente, en el juego con agua, aunque desde hace algunos años se ha evitado “el juego brusco” con el fin de atraer más visitas.

En la celebración del carnaval es conocido brindar con el tradicional pájaro azul, licor puro hecho a base de la caña de azúcar, así como degustar de los chigüiles que se elaboran con harina de maíz rellena con queso, pollo o carne de cerdo envuelto en hoja de maíz.

GUARANDA. La capital de Bolívar es la primera ciudad de la zona central del país en celebrar el bicentenario de la independencia. Foto: Wilson Pinto / EL UNIVERSO.

Una gran parte de la población no solo de Guaranda, sino de la provincia de Bolívar se dedica a la agricultura como principal fuente de ingresos. Esta actividad y el comercio carecen de grandes industrias.

No obstante, Teresa Sisalema, vicepresidenta de la organización Unión y Progreso, que agrupa a 16 comunidades del norte del cantón, en las faldas del volcán Chimborazo, advierte que los campesinos e indígenas que tienen como principal fuente la agricultura han sido permanentemente relegados en la atención de obras importante.

“Las necesidades son muchas porque en la vialidad no hay la atención a las comunidades porque muchas aún son de tierra, pero considero que lo prioritario es el agua potable y no hemos tenido una respuesta de las autoridades, ante lo cual hay muchos problemas en la salud de la población por consumir agua inadecuada”, señala ella.

Publicidad

Sisalema sostiene que ninguna institución ha brindado el apoyo necesario, ni siquiera los técnicos han dado asesoramiento. “Entonces los campesinos e indígenas luego de 200 años de independencia todavía seguimos esperando ser atendidos, comenta la dirigente.

Oswaldo Ponce, cabildo (dirigente) de la comunidad de Illagua, asevera que a pesar de estar a menos de veinte minutos de Guaranda, aún tienen muchos requerimientos. Dice que no hay caminos adecuados para poder sacar los productos agrícolas de la zona.

También lamenta que no haya alcantarillado y que el agua que consumen no sea de buena calidad. Según las autoridades de salud, esa es la razón para que en la zona haya mucha desnutrición en la población no solo de Illagua, sino de otras comunidades aledañas.

Aspira a que después de 200 años de independencia los sectores campesinos e indígenas reciban la atención que requieren para salir de la pobreza.

Gustavo Jaramillo, alcalde de Guaranda en el periodo 2009-2014, advierte que el retraso del cantón viene de la época independentista, y que se acrecentó cuando hace 100 años que se quiso que el tren pasara por ahí hubo la oposición de algunos bolivarenses.

Estima que hace 40 años Ambato, Riobamba y Guaranda estaban al mismo nivel, pero que ahora las ciudades vecinas han desplegado y crecido.

Eso, a su juicio, da cuenta de que esas localidades fueron administradas por gente que conoce y sabe lo que significa hacer ciudad, además del trabajo unificado y eficiente de las autoridades. (I)