La tecnología se adapta al constante cambio y necesidades de la realidad en la que vivimos.

Un ejemplo de aquello es la mejora de los sistemas computacionales que utiliza en Ecuador el ECU-911 para identificar las aglomeraciones en sitios públicos, situaciones consideradas como riesgosas por los contagios de COVID-19.

Con la implementación de dos software, esta entidad de coordinación de emergencias puede cuantificar a las personas en un sitio determinado y la distancia que hay entre individuos.

En un futuro, el ECU-911 contará con una nueva tecnología: el reconocimiento facial. El coordinador de las zonas 5 y 8 del organismo de emergencias, Wilson Gómez, indica que están buscando la mejor opción en el mercado internacional.

Publicidad

"Para nosotros ha sido importante dimensionar puntos estratégicos y usando información propia del Registro Civil, así como fuentes adicionales, se ha determinado un número de 132 cámaras para los próximos meses, en las cuales podríamos incluir la capacidad de reconocimiento facial", informa Gómez.

Las cámaras con las que se usará ese software están ubicadas en sitios denominados como puntos calientes, es decir, sectores que registran más alertas relacionadas con seguridad ciudadana, accidentalidad, movilidad, entre otras novedades.

"De acuerdo a lo que hemos ido hablando con las diferentes opciones, se ha visto que estos sistemas tienen entre un 97% y 98% de efectividad sin mascarilla (...). Cuando se tiene una prenda en el rostro ese porcentaje de efectividad baja a un 60%", explica el funcionario del ECU-911, quien añade que este último porcentaje podrá mejorarse con las actualizaciones del software, que tomaría en cuenta otros puntos del rostro al no divisarse la boca o nariz.

#VideovigilanciaECU911

Observaciones a la implementación de esta tecnología

Francisco Sánchez, quien labora en una empresa de la industria textil, comenta estar de acuerdo con la implementación de esta tecnología: "Si en verdad van a buscar delincuente estaría bien".

Por otro lado, Pablo Barrezueta, servidor público, dice que "esa tecnología tiene que existir e interactuar con el ciudadano, según los parámetros establecidos en los derechos humanos".

Publicidad

Imagen referencial. Pixabay

Rafael Bonifaz, máster en Seguridad Informática, cree que antes de implementarse esta tecnología se debe analizar y debatir su uso.

"El reconocimiento facial quiere decir que yo tengo una base de datos de fotos y las cámaras que están en la calle pueden identificar a la persona basada en la foto. Contra qué base de datos se va a hacer el reconocimiento facial, sería la primera pregunta porque todos los ciudadanos tienen derecho a la privacidad, está en la Constitución", comenta el especialista.

"Cualquier persona que tenga control de las cámaras podrán identificar a alguien en la calle y si somos adversarios políticos pueden usar eso en nuestra contra. Hay que tomar en cuenta que en países como Ecuador no siempre los gobernantes son personas honestas", opina Bonifaz y refiere la investigación de The New York Times, del 2019, sobre un destino paralelo de las imágenes que recogían las cámaras del ECU-911.

El periódico estadounidense publicó ese año que "las grabaciones también terminan en la temida agencia de inteligencia nacional, que en el mandato del expresidente Rafael Correa tenía un largo historial de seguimiento, intimidación y ataque a opositores políticos. Aun cuando el actual gobierno de Lenín Moreno investiga los abusos que habría cometido la agencia, esta sigue recibiendo los videos de las cámaras de vigilancia".

Por su parte, Wilson Gómez, coordinador de las zonas 5 y 8 del ECU-911, aclara que el objetivo de la vigilancia, que se ejecuta con las 6.148 cámaras a nivel nacional, se enfoca en temas de seguridad.

"Como país tenemos una serie de garantías que buscan defender al ciudadano. No es algo invasivo, sino que se usa solamente bajo la demanda de una necesidad puntual, la ciudadanía puede estar totalmente tranquila, pero si comete algún tipo de delito, accidente de tránsito y quisieran escaparse, la intención es tener los equipos necesarios para poder brindar atención a la ciudadanía". (I)