En un hecho inédito, en Montecristi quedaron suspendidas las fiestas en honor a la Virgen de Monserrate, que se iniciarían el miércoles 11. Incluso se coordina con Manta para que no haya caminatas de esa ciudad a la Basílica Menor, a la que se cercaría con vallas metálicas.

La tarde del sábado 7, el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) de Montecristi decidió suspender la fiesta, según el vicealcalde Alfredo Villacís, quien dijo que el COE analizó informes que daban cuenta de un repunte de COVID-19 en la ciudad y en las vecinas Manta y Portoviejo.

El vicealcalde Villacís, quien es médico de profesión, señaló que en Montecristi hay evidencia de aumento de casos y de muertes por el virus.

"Se habló de acordonar, de ubicar mallas alrededor de la iglesia para impedir el ingreso de caminantes, que incluye la gente nuestra y de afuera. Se va a cerrar la iglesia", indicó y agregó que era posible que las misas en honor a la Virgen se transmitan vía online.

Publicidad

Este domingo, Montecristi registraba 366 casos confirmados de COVID-19.

El alcalde Washington Arteaga señaló que en los primeros meses de la pandemia habrían muerto más de 350 personas en la ciudad por diversas causas, entre ellas por el virus; cuando la media era de entre 80 y 100 habitantes en un año.

En esos días, pobladores de las comunidades La Sequita y Pepa de Huso lamentaron la muerte de unas 50 personas.

Las festividades por la Virgen de Monserrate marcaron la realización de caminatas desde distintos puntos de Manabí. La más representativa era la de Manta, de cerca de 12 km, aunque decenas de creyentes también llegaban a pie provenientes de Portoviejo, Jipijapa, Chone y Puerto López.

Publicidad

A través de un comunicado, la Basílica de Monserrate rechazó la decisión de suspender las fiestas y de cerrar el templo. "Manifestamos nuestro malestar ante estas decisiones. Creemos que se pudo haber tomado otro tipo de acciones respetando la vida y el bienestar de las personas, pero también la fe de los devotos. Insistiremos en la revisión de dicha decisión", citó en el documento.

Las habitantes Zoila Durán y Carmen Franco lamentaron la decisión del COE local. La segunda no consideró que el templo sea un foco infeccioso y cuestionó que ciertos peatones obvien colocarse mascarillas en el espacio público.

En redes, Oswaldo San Andrés respaldó la decisión de suspender las fiestas. "Mi respaldo por el bienestar de propios y extraños, pero nuestra madre santísima conoce nuestras intenciones e intercederá por nosotros. Sugiero con todo respeto que las eucaristías sean transmitidas por altoparlantes desde la Basílica", escribió en Facebook.

En la iglesia se realizan reparaciones luego de la afectación por efecto del terremoto del 16 de abril del 2016. El sábado 21 estaba prevista la procesión principal por la Virgen de Monserrate, que congregaba a unos 25.000 peregrinos. (I)