El escepticismo con las medidas de prevención llega hasta las altas esferas políticas de las potencias. Ahora el partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) recurrirá a los tribunales en contra del uso obligatorio de la mascarilla en el Parlamento federal (Bundestag), impuesto ante el repunte de contagios en buena parte de Berlín.

La eficiencia de la mascarilla "es muy discutible", afirmó el diputado de la AfD Stephan Brandner, al anunciar el propósito de acudir a tribunales contra lo que considera una medida "excesiva" para el personal y parlamentarios de la cámara baja.

El uso de la mascarilla es obligatorio en el interior del Bundestag desde el pasado martes. Sólo se podrá retirar una vez en la tribuna de oradores, tras haber ocupado el escaño o la oficina de trabajo, siempre que esté garantizada la distancia mínima de 1,5 metros.

La medida se adoptó por encontrarse la sede parlamentaria - como la mayoría de edificios gubernamentales y embajadas - en el barrio de Mitte, donde se ha superado el nivel de 50 contagios por 100 000 habitantes en una semana.

Publicidad

Esa es la marca contemplada por el Instituto Robert Koch (RKI), competente en la materia en Alemania, a partir de la cual se adoptan medidas especiales para frenar los contagios con la COVID-19.

En Berlín son ya cinco los distritos que exceden ese nivel. En Mitte la marca está en 64 nuevos casos por semana y 100 000 habitantes; en los barrios multiétnicos de Friedrichshain-Kreuzberg y Neukölln se subió incluso a los 70 y 84 por 100 000, respectivamente.

Las autoridades regionales de la capital y ciudad-estado alemana anunciaron ayer nuevas medidas para contener esos repuntes. Los bares y restaurantes deberán cerrar a partir del sábado entre las 23:00 horas y las 06:00 horas.

Entre esas horas nocturnas no podrá venderse alcohol ni formarse grupos de más de cinco miembros -cifra ampliable si se trata de personas que convivan, hasta un máximo de dos hogares. Las fiestas privadas en locales cerrados no podrán superar los diez asistentes.

Estas medidas se producen en plena alarma por el aumento continuado de contagios. Algunos "Länder" han decidido imponer cuarentena a los viajeros procedentes de las zonas de riesgo, lo que incluye a los residentes en los barrios afectados de Berlín.

El RKI reportó este miércoles 2828 nuevos contagios de coronavirus, el nivel más alto registrado desde mediados de abril en Alemania.

Desde el comienzo de la pandemia Alemania ha registrado 306 086 contagios y 9562 personas han muerto.

El pico máximo se alcanzó en el país entre finales de marzo y principios de abril, con 6000 diarios. Luego se descendió paulatinamente, hasta situarse en los 300 o 350 en junio, pero a partir de mediados de julio volvieron a subir de forma continuada. (I)