A la falta de liquidez, atribuyó el sector productivo el que algunas empresas no hayan podido cancelar, hasta el 11 de septiembre, el pago anticipado del Impuesto a la Renta (IR).

El Servicio de Rentas Internas (SRI) recaudó $ 257 millones por el pago anticipado del IR, con cargo al ejercicio fiscal 2020 de grandes contribuyentes que, durante el periodo enero-julio de este año, no tuvieron pérdidas y generaron utilidad.

Mediante decreto ejecutivo 1137, se había establecido la recaudación anticipada de este tributo para el 0,02% de los contribuyentes que no se vieron afectados por la pandemia y generaron utilidades. En total se esperaba recaudar $ 296,3 millones.

El 96 % de contribuyentes, 1.029, cumplieron oportunamente con la declaración y el pago de su anticipo, indicó el SRI en un comunicado.

Publicidad

Mientras Pablo Zambrano, presidente de la Cámara de Industrias y Producción (CIP), señaló que la mayoría de empresas ya han hecho el pago y aquellas que no han cancelado todavía no lo hacen por la falta de liquidez.

"En una crisis sanitaria y económica como la que atravesamos técnicamente no es lo óptimo quitar liquidez al sector privado", dijo.

Para mayor liquidez cree que las actividades deberían reabrirse poco a poco a fin de ir "rescatando" la producción y la economía.

Acotó que se necesita de financiamiento, eliminación de trámites, de la atracción de inversiones sin olvidar de la seguridad jurídica.

En el mismo sentido opinó Oswaldo Landazuri, analista y empresario. "En realidad la situación es tan crítica, tan complicada que yo encuentro que muy pocas empresas serán las que puedan tener liquidez e incluso buenos resultados", indicó Landázuri.

El artículo 4 del decreto presidencial estableció que el pago anticipado constituirá crédito tributario para el pago del impuesto a la renta.

Que sea considerado como crédito tributario poco ayuda, agregó Landázuri, porque a su criterio, se necesita tener dinero hoy.

Las empresas que paguen luego del plazo cancelarían intereses y multas. (I).