Las quejas y los malestares sobre supuestos malos procedimientos por parte de vigilantes de la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE) en la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas llevaron al alcalde de Santo Domingo (Wilson Erazo) a pedir, a inicios de esta semana, la salida de los agentes de sus vías.

Y ahí anunció que desde el 1 de octubre, el tránsito en este cantón tsáchila lo controlarán 300 agentes de la Empresa Municipal de Tránsito.

No obstante, los uniformados de la CTE tienen a cargo, como la ley dispone, el control sobre las vías de la red estatal.

Las quejas en esta semana continuaron por redes sociales.

Publicidad

Por ello, el director ejecutivo de la CTE, Eduardo Ayala Guzmán, llegó este viernes a este cantón para reunirse con gremios de la transportación y con representantes de entidades estatales, con quienes otros funcionarios mantuvieron diálogos previos.

Al final de esta cita se anunció que se decidió cambiar a las ‘cabezas de la CTE’ en la provincia.

Así, desde este viernes 25 asumió Dennis Chávez como jefe provincial de Tránsito. Y Fernando Vidal Cobeña como jefe de Operaciones de la CTE en Santo Domingo de los Tsáchilas.

Adicional, la CTE dará capacitaciones a los transportistas y se mantendrán mesas técnicas de diálogo.

"El inconveniente es que nosotros controlamos la informalidad, entonces muchos de la transportación informal no están contentos con los controles. Definitivamente tenemos que controlar, es la misión de la CTE y eso no lo podemos dejar", aseguró Ayala, quien agregó que todavía no tienen ninguna denuncia o petitorio en firme sobre las supuestas malas actuaciones (como pedidos de coimas o extorsiones) de agentes en esta provincia.

Dice que con las quejas en redes sociales han actuado de oficio, pero que necesitan las denuncias formales. (I)