Reducir y moderar el gasto corriente y de capital, y hacer una reforma tributaria son algunos de los compromisos que adquirió el país con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para recibir $6500 millones, pero que, según analistas, el Gobierno no alcanzaría a cumplirlos en menos de nueve meses.

Para el analista económico Héctor Delgado, el cumplimiento de los compromisos dependerá si son de forma o de fondo. "El país no aguanta más impuestos. Aquí es importante ver la optimización, que los procesos sean más rápidos o simplicidad en el tema tributario, la formalización de muchos negocios. A medida que los negocios se van formalizando significa que van a tener que tributar y eso es bueno para el país (...) Le queda reformas de forma, no de fondo porque queda poco tiempo y (el Gobierno) está bastante golpeado", explica.

Con esto concuerda el analista económico Jorge Calderón, quien menciona que el Gobierno debería explorar más alternativas que no sean incrementar tributos, como la reducción del impuesto al valor agregado (IVA) para aumentar el consumo.

"Una reforma tributaria que apunte a subir impuestos no sería viable. Debería tal vez explorar alternativas como reducción de la tasa del IVA para aumentar su reproducción vía consumo, debería pensar en aplanar el impuesto a la renta, que ya no sea escalonado sino una tasa fija. Creo que la reforma tributaria debería ir en aumentar ingresos, pero considerando otras variaciones en los tributos", expresa.

Delgado afirma que referente al condicionamiento de la reducción del gasto es importante que no se toquen las inversiones ni los créditos para el sector productivo.

El acuerdo técnico, que alcanzó el Gobierno, va dirigido para la protección social y reactivación, dijo el presidente Lenín Moreno cuando anunció la noticia el viernes pasado. El programa es de 27 meses y una tasa de interés del 2,9 %. Este año llegarían $4000 millones, en 2021 otros $1500 millones y, en 2022, $1000 millones restantes.

Tanto Delgado como Calderón piensan, que a pesar de que el financiamiento esté dirigido a asuntos sociales y de reactivación, el escenario político no ayuda al régimen.

"Muy difícil que alcance el tiempo, estamos en proceso de elecciones y un acuerdo con el FMI va a ser algo dado a las fuerzas políticas. Es poco probable una reforma este año, si esta va por la vía de aumentar tributos, pero si va por la vía de reducir y aumentar consumo podría tener esperanza", apunta Calderón y añade que hasta podría heredarlo el próximo Gobierno.

Un escenario con mayores posibilidades a cumplirse, según Delgado. "Creo que por el tiempo, la gran mayoría de cosas fuertes por hacer la va a asumir el próximo Gobierno, porque este no tiene el peso político", indica. (I)