Catering Las Peñas, un emprendimiento nacido en 2015 en la parroquia Los Encuentros, de Zamora Chinchipe, para dar servicios de alimentación, limpieza y lavandería a empresas privadas y públicas, en la provincia y fuera de ella, busca reactivarse pese a la caída abrupta del 70 b% de la demanda que experimenta.

El proyecto de 14 catorce socios, que en un principio daba servicio a 87 personas en Lundin Gold, vio su mayor esplendor cuando durante la construcción de la mina Fruta del Norte llegó a atender a 2200 personas al día. Sin embargo, Jorge Granda, presidente del emprendimiento, asegura que la pandemia les cambió la vida a todos. Pero de ella aprenden y se van adaptando.

Sus principales clientes han sido Lundin Gold y Hospital Básico de Yantzaza (Zamora Chinchipe) y Ecuambiente (Orellana). Sin embargo, estas empresas han bajado su actividad y por tanto su demanda de servicios. Por ejemplo, en Ecuambiente antes se servían raciones de alimentos para 60 personas, ahora han quedado en 20, pues mucho personal está en teletrabajo.

Publicidad

La reducción de demanda a su vez afecta la necesidad de mano de obra y proveedores que tenía Catering Las Peñas.

Un gran reto, dice Granda, ha sido convivir con un virus que no sigue un patrón. Así, uno de los cambios más fuertes ha sido el de los turnos que ahora son de 28 días libres por 28 días de trabajo. Sin embargo, hay diez días de los libres que deben confinarse para luego hacerse una prueba PCR y garantizar que no están enfermos. De esta manera se garantiza la seguridad alimentaria a sus clientes.

Por su arte, Víctor Armijos, gerente de la empresa, explicó que la Organización Pacto Global, Red Ecuador, que premia las mejores prácticas de emprendimientos, los ha nominado en la categoría de promover agricultura sostenible para aseguramiento alimentario. El 17 de agosto se conocerán los resultados definitivos y 17 nominaciones de cada categoría.

Publicidad

En el caso de Catering Las Peñas, esta distinción se ha debido a su proyecto social denominado Takataii (trabajo en el campo). Es un proyecto de agricultura que trata de conectar a la gente de la localidad con proyectos sostenibles a largo plazo, explica Armijos. El programa ahora cuenta con 151 agricultores, 21 grupos o asociaciones.

Desde el Catering, tres técnicos agrícolas se dedican a enseñar siembra, preparar la tierra, estudios de suelo, camas, trasplante. Se procura que sean bajo la modalidad de invernadero, para que haya mejor productividad. La comunidad produce al momento 23 productos de manera eficiente. (I)