En medio de un gran despliegue policial, finalmente Daniel Salcedo Bonilla fue trasladado hasta Quito, este martes 28 de julio.

Ocurrió a las 13:30, horas después de que el juez Reinaldo Cevallos firmara la providencia tras recibir el alta médica del hospital Guayaquil Abel Gilbert Pontón y el informe del perito de Fiscalía que confirmaba que Salcedo podía ser trasladado a la cárcel, esto pese a que el informe mencionaba que el procesado supuestamente se autolesionó y se negaba a alimentarse para no ser llevado hasta la prisión.

El abogado de Salcedo, Luigi García, dijo que se están violando los derechos constitucionales de su cliente, pues a última hora se cambió la cárcel a la que iba Salcedo y se lo envió al Centro de Privación de Libertad de El Inca, una cárcel ubicada en el centro sur de Quito, y no a la Cárcel 4, como se mencionó semanas atrás.

Cevallos dijo que por capacidad y seguridad era mejor enviarlo a El Inca y que era imposible mandarlo a la Penitenciaría del Litoral, pues según Inteligencia policial, ahí su vida correría peligro.

Publicidad

García aseguró desde Huaquillas, donde permaneció este martes por una diligencia, que impugnaría esa decisión y que se solicitaría al juez que la revea, además que se garantice la vida y seguridad de Salcedo en la Cárcel 4 de la capital.

Salcedo estuvo acompañado por su madre durante las últimas horas en el hospital. Minutos después de que él fue sacado de la casa de salud en ambulancia, la mujer abandonó el hospital. Ella aseguró que su hijo aún no estaba restablecido y que habría presiones políticas en el caso.

La familia aseguró que hasta el lunes Daniel Salcedo presentaba fiebre.

Durante el viaje fue acompañado por personal médico. Además, en la ambulancia en la que fue trasladado se incluyó un respirador mecánico para evitar inconvenientes.

Daniel Salcedo antes de llegar a la cárcel sería examinado en el hospital de la Policía de la capital, de ser necesario permanecería ahí unos días más.

“Viajó en condiciones estables”, sostuvo el general Víctor Araus, comandante de Policía, quien fue cuestionado por familiares de Salcedo en la entrada del hospital, en el que permaneció 48 días, desde el 10 de junio, cuando llegó desde Tumbes tras el accidente aéreo en el que casi muere.

Salcedo fue intervenido quirúrgicamente dos veces en el hospital del suburbio. Se lo operó para drenar líquido de los pulmones hace un mes y luego, hace una semana, le colocaron un injerto de piel en la pierna izquierda, donde tenía una herida producto del accidente aéreo en Tumbes, Perú, donde falleció el piloto Alfredo Espinoza.

El ciudadano tiene tres órdenes de prisión preventiva vigentes; una por peculado, por la venta de bolsas para embalaje de cadáveres con sobreprecio; otra por fraude procesal (fuga) y otra por lavado de activos, por la que también está apresado su hermano Noé.

Además, a Daniel Salcedo se lo investiga por defraudación tributaria, suplantación de identidad y asociación ilícita.
En esa última investigación, en la que también serán procesados los hermanos Dalo, Jacobo y Michel Bucaram, el jueves a las 08:30 en la Unidad Judicial Penal 2 (Albán Borja) se formularán cargos por la venta de medicinas. (I)