El sector empresarial rechazó el anuncio del Gobierno de que al menos 1188 grandes contribuyentes que tuvieron utilidades en el primer semestre del 2020 deberán pagar anticipadamente, hasta el 14 de agosto, el impuesto a la renta correspondiente a este mismo año y no en abril del 2021 como hubiera sido en condiciones normales.

Esto como una de las estrategias para la reactivación económica y así recaudar al menos $280 millones que serán destinados a los sectores vulnerables, especialmente para financiar programas de alimentación y salud, y para fortalecer la iniciativa Reactívate Ecuador.

Sin embargo, Pablo Arosemena, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio del Ecuador, aseguró que se han perdido más de $20 000 millones en ventas y 228 000 empleos formales durante la emergencia; y que la economía del país no se reactivará con más impuestos.

“La economía productiva necesita reglas claras, confianza y liquidez. Si el Gobierno no va a inyectar liquidez, que al menos no la quite. En resumen: adelantar impuestos atrasa al país”, sostuvo el dirigente gremial que ya el año pasado había presentado una demanda ante la Corte Constitucional para eliminar el pago del anticipo del Impuesto a la Renta.

Felipe Ribadeneira, presidente de Fedexpor, reiteró la posición del sector exportador de que se mantenga y se respete el principio de no exportar impuestos y por lo tanto ninguna carga de adelanto equivalente para el sector.

Por su parte, Caterina Costa, presidenta del Comité Empresarial Ecuatoriano y de la Cámara de Industrias de Guayaquil, aseguró que de marzo a mayo del 2020 las ventas del sector privado cayeron el 35 %, lo que representa una pérdida de $14 119 millones; y que estas medidas afectarán aún más la liquidez de las empresas que ya pasan complicaciones.

Criticó además que la política sea dirigida a grandes empresas, al explicar que todos los sectores productivos están encadenados: el primario con el industrial, comercial y los servicios; hacia atrás y hacia adelante; sin importar el tamaño de las empresas.

Subrayó que las empresas grandes representan el 79,5 % de las ventas ($92 176 millones), el 50 % del empleo con afiliación a la seguridad social (671 427 trabajadores), el 83,7 % del impuesto a la renta causado ($ 1737 millones) y el 91,5 % de las utilidades ($ 4718 millones). (I)