Como una forma de ayudar a los alumnos de zonas alejadas, un maestro del sur de Perú creó un robot que lo ayuda a dar clases en quechua.

El profesor se llama Walter Velásquez y su robot es Kipi, con el que brinda clases a estudiantes de primaria y secundaria en el distrito de Colcabamba, en la región Huancavelica, en la frontera entre Ayacucho y Junín.

Su objetivo es complementar la educación que están recibiendo en estos momentos con el programa Aprendo en Casa, que da el gobierno ante las restricciones de ir a las escuelas por causa de la pandemia de coronavirus.

Según Velásquez, profesor de ciencia, tecnología y ambiente, atiende a entre 70 y 100 alumnos. Él no solo da clases en un colegio, sino que también a comunidades lejanas donde no tienen ni electricidad.

Publicidad

Desde la segunda semana en que se detuvieron las clases por la pandemia de coronavirus, Velásquez comenzó a elaborar a Kipi como una forma de acercarse a los estudiantes. Para su construcción uso partes recicladas de otros proyectos.

El nombre del robot quiere decir en quechua 'cargar'.

Kipi funciona por varias horas gracias a la energía que le da un panel solar. Su dueño lo prepara para que pueda estar por una semana en alguna comunidad impartiendo clases y leyendo cuentos. Además hay una aplicación que le permite al profesor poder interactuar con el robot e incluso traducir a voz mensajes que escribe.

Kipi también puede jugar con lo niños e interactuar de manera didáctica.

Diseño de Kipi en un pizarrón de tiza.

"El aprendizaje es como el sol que nos da alegría, luz y vida", dice Velásquez en una entrevista con el canal América TV.

De acuerdo a un reportaje que le hicieron, cuando Velásquez va a una comunidad a dejar el robot también suele llevar algunos alimentos a los estudiantes. (I)