Un hombre, de aproximadamente 45 años, que desde la semana anterior había presentado problemas respiratorios y que había acudido a diferentes doctores particulares, falleció ayer en el parqueadero del hospital del Instituto de Seguridad Social (IESS) de Sangolquí, en donde el personal de salud constató su muerte.

Al parecer, el día de ayer, el cuadro del paciente se empeora, en que los síntomas más notorios era que se le dificultaba respirar, por lo que se dirigió a una de las clínicas de la parroquia San Rafael.

Mientras el ciudadano esperaba ser atendido en una clínica se desmayó e inmediatamente el personal de este centro de salud le prestó los primeros auxilios y al percatarse de que era afiliado al IESS contratan un taxi ejecutivo para que sea trasladado al hospital, pero, de acuerdo a datos preliminares, en el trayecto el ciudadano falleció.

Publicidad

Una vez que el taxista se percata de que el ciudadano ha fallecido, ingresa al parqueadero del hospital del IESS en Sangolquí, dondo solo pudieron registrar su muerte.

Empleados de Criminalística realizaron el levantamiento del cadáver y sospechan que por los síntomas que presentó el ciudadano, pudiera haber fallecido víctima de COVID-19.

El cantón Rumiñahui está conformada por tres parroquias, una de ellas es la parroquia de Sangolquí, que es la más afectada en contagios de COVID-19; hasta el día de ayer existían 181 contagiados de los 228 de todo el cantón.

Publicidad

Son 10 los fallecidos por el coronavirus en todo el cantón Rumiñahui. (I)