Algunas partes de Guayaquil y otros cantones del país amanecieron este martes con las cenizas expulsadas por el volcán Sangay, localizado en la amazónica provincia de Morona Santiago.

Este material, producido por la fragmentación de las rocas durante las erupciones, puede provocar problemas a las personas si no se toman algunas medidas de precaución, sin llegar a alarmarse.

Debido a su composición podría causar problemas respiratorios o en la piel.

También se debe revisar la afectación que hace en fuentes de agua, comida que tuvo expuesta y en las plantas.

Publicidad

Entre las recomendaciones que dan expertos para prevenir cualquier problema está no salir en el momento en que caen las cenizas. Pero si debe salir, ya sea que esté cayendo ceniza o luego de esto, debe cubrirse la boca, la nariz y los ojos. Para ello puede usar una mascarilla y unos lentes. También puede cubrirse con un paño humedecido.

Personas con problemas respiratorios o que tuvieron COVID-19

En general las personas que tienen enfermedades respiratorias no deberían manipular la ceniza.

El médico José Pedro Barberán, decano de la facultad de medicina de la UEES, indica que se deben seguir todas las medidas generales (uso de mascarillas y gafas, tener puertas cerradas y no usar agua para sacar la ceniza de la casa) y que las personas que tienen o tuvieron problemas respiratorios deben tener un mayor cuidado.

"Hay muchos personas, miles, que pasaron por el COVID-19, que dejó secuelas respiratorias. Este tipo de personas son más sensibles a este problema de la ceniza. Igualmente las personas que tienen problemas respiratorios graves como enfisema, rinitis alérgica y asma, pueden desarrollar crisis. Por eso las precauciones deben ser tomadas con toda la seriedad del caso que requiere este problema", dice Barberán, quien cuenta que durante las primeras horas de este martes recibió llamadas de personas que ya presentaban problemas de asma o rinitis.

Barberán añade que el cuidado debe ser constante porque el problema con las cenizas va a durar un par de días, además de que no se sabe cuándo volverá a ocurrir.

El experto también comenta que este material hace daño porque es un material que no es usual en el aire y su composición tiene un tipo de acción detergente que produce alteración a nivel de las vías respiratorias altas y bajas. Por eso los grupos vulnerables antes mencionados deben tomarse en serio las medidas de cuidado.

Publicidad

Precauciones en lo cotidiano

Usualmente en países con actividades volcánicas regulares, que tienen este tipo de problemas siempre, recomiendan no conducir mientras cae la ceniza, y tener cuidado después, ya que dependiendo de la cantidad se pueden rayar los parabrisas si limpia las cenizas con el limpiaparabrisas de los vehículos y debe conducir a menor velocidad si hay mucha en las calles.

Durante la caída de #ceniza volcánica es importante tomar medidas que protegan tu salud y la de tu familia. Sigue nuestras recomendaciones y protégete. -- pic.twitter.com/SEOQrn3ZV6

Pese a todo, es importante que se limpien la cenizas, ya que a diferencia del polvo normal su estructura cristalina y angulada puede producir daños y abrasiones en superficies, por lo que no se le debe pasar un trapo o un cepillo en seco.

Se recomienda también humedecer un poco -no lanzar mucha agua ya que se puede solidificar- la ceniza antes de limpiarla, para ello puede usar un atomizador. Así evita que el viento las levante. Además puede ser resbaladiza, así que tenga cuidado.

La ceniza que recoge póngala en una bolsa de plástico, separada de la basura normal.

Si va a limpiar o podar plantas, también debe humedecerlas.

En lo posible, cámbiese de ropa antes de entrar a su casa luego de limpiar.

En el caso de interiores, es mejor si es aspirada para quitarla de las diferentes superficies. Así como tener una buena ventilación en el momento en que limpia, abriendo ventanas.

La limpieza se hace una vez que haya terminado de caer la ceniza. (I)