En Manabí saben que los integrantes de la banda Los Choneros no le niegan una bala a nadie. Son recordados los hechos delictivos y crímenes que cometieron en las décadas de los 80 y 90. Ángel Cartucho García, Joel Rodríguez Mera (a) Alayón, Gustavo Párraga Llorenty (a) la Rana habían hecho de Manta su feudo para varios crímenes.

Fueron asesinados en Manta o cerca de esta ciudad.

La posta, al parecer, la tomaron quienes se hicieron llamar Los Choneros, a inicios de este siglo. Uno a quien atribuyen ser líder de esta temible banda, Jorge Luis Zambrano, (a) JL o Rasquiña, obtuvo el pasado sábado la prelibertad. Otros a quienes también los catalogaron como jefes fueron Teniente España y Jairo Proaño, Yandri; solo Zambrano aún vive.

Jueza de Latacunga que resolvió la prelibertad del líder de la banda de los Choneros será investigada de forma administrativa

Publicidad

Las cifras de muertes violentas en Manabí también generan temor como el de escuchar el nombre de esta banda. Según una estadística de la Policía Judicial de Manabí, en esta provincia entre el 2008 y 2011 se registraron 1098 muertes violentas.

Esto, de acuerdo con una información emitida el 21 de octubre de 2014 por diario La Marea. Y de esa cifra casi la mitad de asesinatos se dieron en el distrito policial de Manta, Montecristi y Jaramijó.

El anuncio de la salida de la cárcel de Latacunga con una calle de honor de sus ahora excompañeros de celda, así como un video de rap llaman la atención sobre la influencia que genera JL en sus afines.

Más aún en la canción en la que varias personas, algunas blandeando armas, le dan la bienvenida a Manta al líder de la banda Los Choneros.

“Será que él se cansó de los amigos que tenía, será que él se cansó de tanta hipocresía, será que ya se hartó de los malditos policías… no te metas con JL, llévalo pendiente que el viejo tiene dinero para explotarte los dientes”, dice parte de la letra del rap.

Alias Rasquiña fue detenido en el 2011 acusado de cómplice de asesinato, pero dos años después, en febrero de 2013, se fugó de la cárcel de máxima seguridad de Guayaquil, conocida como La Roca. En noviembre de ese mismo 2013, Zambrano fue detenido en una urbanización de Bogotá, en Colombia.

Publicidad

Pero a Rasquiña no solo se lo acusaba de ser cómplice de un crimen, sino también de presunción de extorsión y hasta de hacer de la banda de Los Choneros el brazo armado de organizaciones ligadas a distribución y envíos de drogas a otros países de Norteamérica y Centroamérica.

En el 2015, alias JL fue sentenciado a ocho años de reclusión como cómplice de un asesinato, sin embargo, en 2018 se lo acusó como coautor del delito y la pena fue modificada a 20 años.

Ya para el 2019 un juez le rebajó la pena a siete años, ante lo cual su abogado defensor apeló con la solicitud de prelibertad, pues desde el momento de su recaptura en noviembre del 2013 hasta la fecha ya había cumplido el 90 % de la condena que se le había impuesto, afirmaba.

El anuncio de la salida de Rasquiña generó críticas a la Función Judicial, luego de que personas señaladas en presuntos actos de corrupción en adquisición de insumos médicos fueran liberadas. Por ello, a algunos les han iniciado sumarios.

El pleno del Consejo de la Judicatura (CJ) emitió la tarde del viernes un comunicado en el que indicaba que iniciaría sumarios disciplinarios en contra de Alzira Benítez, la jueza de la Unidad Penal de Garantías Penitenciarias con sede en Latacunga que emitió la orden de prelibertad a favor de Jorge Luis Zambrano.

Tras la salida de Rasquiña, el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI) hizo un pronunciamiento.

A través de un comunicado señaló que en relación con la obtención de beneficios penitenciarios y emisión de boletas de excarcelación de internos de cárceles no tienen vínculos y que reafirman el respeto a las normas establecidas de no inmiscuirse en las decisiones judiciales.

“El SNAI no tiene atribuciones de órgano jurisdiccional. Razón por la cual no administra justicia, sino únicamente admite custodia y libera a las personas privadas de libertad, cumpliendo las normas vigentes”, se indicó en el comunicado difundido

A partir de hoy, y cada lunes, Zambrano tendrá que presentarse en el Centro de Rehabilitación Social El Rodeo, en Portoviejo. (I)