Sanos y salvos. Así aparecieron dos niños de 10 años la tarde de este miércoles 27 de mayo, luego de más de doce horas de búsqueda de sus padres e integrantes de la comunidad de Huapante Grande, en Píllaro (Tungurahua), y varios agentes de la Policía Nacional.

Hugo Yungán, progenitor de uno de los dos niños que habían sido declarados extraviados, indicó que la noticia del hallazgo los tranquilizó, pues temieron “lo peor” durante la búsqueda que emprendieron desde la noche hasta horas de la madrugada.

“Esta noticia nos tranquilizó porque temíamos lo peor mientras se realizaba la búsqueda”, indicó Yungán.

El progenitor informó que les comunicaron que los niños se fueron a la casa de un compañero, donde se quedaron a dormir, pero no había señal telefónica y se vieron imposibilitados de avisar.

Ante la información, personal de la Dirección de Policía Especializada en Niños, Niñas y Adolescentes (Dinapen) de la Policía tomó procedimiento del caso, que tuvo un final feliz para la comunidad.

Pobladores recordaron que en el lugar nunca se ha escuchado que alguien haya desaparecido, por esa razón todos se unieron en la búsqueda de los niños. (I)