El confinamiento por la pandemia por la COVID-19 ha producido un mayor volumen de desechos en los hogares ecuatorianos. En Quito, este comportamiento se refleja en los datos emitidos por la Empresa Metropolitana de Gestión Integral de Residuos Sólidos, que reveló que, en esta coyuntura, se han generado 600 toneladas diarias más de basura.

Este 17 de mayo, en el Día Internacional del Reciclaje, Unacem Ecuador ha desarrollado información sobre un sistema de manejo de residuos del hogar, basados en su experiencia y conocimiento sobre Economía Circular.

La economía circular tiene una enorme potencialidad de impacto en las economías. Solo en América Latina, se estima que al 2030 podría generar 6 millones de nuevos empleos.

La cuarentena ha permitido que las personas optimicen el tiempo en sus hogares y desarrollen nuevas actividades como el reciclaje o separación de residuos. Patricio Díaz, Gerente de Ecología Industrial de Unacem Ecuador. comparte una guía de cómo aplicar conscientemente las 5R que conforman los principios básicos de la economía circular:

Publicidad

1. Reducir el consumo de productos y bienes de un solo uso. La reducción del consumo de
energía, por ejemplo, nos permite mitigar nuestra huella de carbono familiar pues dependemos
de menos combustibles para producir esta energía.

2. Reparar artefactos, aparatos, productos, componentes, etc. Antes de desechar un elemento
que aparentemente ya no nos sirva, hay que evaluar la posibilidad de arreglarlo, de darle una
segunda vida, con lo cual se disminuye la generación de residuos, algunos de ellos, como los
electrónicos, altamente contaminantes.

3. Reusar elementos que antes servían para un fin con un objetivo distinto; los pallets usados
como mobiliario son un claro ejemplo. O permitir que otras personas consideren la posibilidad
de reuso de nuestros utensilios, ropa, envases en buen estado. No solo dejamos de generar
basura, podemos ahorrar también.

4. Recuperar elementos valiosos antes de desechar algo. En lo que aparentemente parece
basura, podemos encontrar materiales que pueden ser reutilizados como metales, vidrios,
baterías, cajas y que, eventualmente, pueden valorizarse.

5. Reciclar papel, botellas de pet, madera, etc. es permitir que estos residuos se re-inserten en
procesos productivos y consecuentemente se genere menos basura.

El reciclaje es parte de este concepto de economía circular y merece un análisis puntual porque permite ahorrar energía, recursos naturales, inclusive servicios; genera beneficios financieros y económicos, fuentes de trabajo, etc. (I)