El cuerpo de Zoila Maiza Chicaiza, de 83 años, fue encontrado en un terreno que está a alrededor de 100 metros de su casa, ubicada en el límite de las parroquias San Andrés y Urbina, en Píllaro, Tungurahua.

Ramiro Caiza, presidente del barrio San Pedro del Capulí, indicó que la mañana de ayer él se disponía a ordeñar a sus vacas y se percató de la novedad e inmediatamente se comunicó con la teniente política de San Andrés, Mercy Jiménez, para que informe del hecho a las autoridades pertinentes.

Ella avisó al jefe del distrito de la Policía Nacional en Píllaro, por lo que al lugar llegó personal de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased), Fiscalía y Medicina Legal que tomaron procedimiento y realizaron el levantamiento del cadáver.

El mayor Marco Salazar, jefe de la Dinased en Tungurahua, explicó que según los exámenes médico legales la mujer fue víctima de violación y que fue asesinada con un golpe en la cabeza.

Añadió que al momento que se la encontró tenía pocas horas de fallecida, que cuando llegó el personal policial no habrían sido más de cuatro horas, que no sería robo el móvil porque se encontraron todas sus pertenencias, que tenía dinero y las cosas en su domicilio, por lo que el motivo sería la violación.

Manifestó que es la segunda muerte violenta que se registra en la provincia de Tungurahua durante la emergencia sanitaria.

Moradores manifestaron que les preocupa lo sucedido porque nunca antes había pasado un hecho similar. La hija de la víctima comentó que vivía sola y que todos los días la bajaba a visitar pero que en esa oportunidad no lo había hecho. (I)