Las empresas ubicadas en las provincias de Napo, Bolívar, Morona Santiago y Pastaza presentan los flujos anuales de entradas y salidas más bajo en el país. Napo ocupa el último lugar con un ingreso de $ 24 000 y una salida de $ 19 000.

Mientras que las compañías ubicadas en Tungurahua, El Oro, Pichincha y Azuay tienen el mayor volumen de flujo. Tungurahua encabeza la lista con ingresos de $ 269 000 y salidas de $ 248 000 al año.

En tercer lugar, Pichincha con ingreso de $ 226 000 y Guayas el octavo con $124 000. En general, el 50% de las empresas ecuatorianas tienen salida de efectivo por $ 141 000 y entradas anuales de $ 151 000.

Estas cifras surgen del informe “Flujo de caja y días de resistencia son efectivo en tiempos de COVID-19”.

Publicidad

El estudio fue elaborado por equipos de investigación de la Superintendencia de Compañías, Valores y Seguros (Supercias); ESPAE (Escuela de Negocios de la ESPOL) y la Universidad Espíritu Santo.

Analizaron la situación financiera de las empresas formales, a través de las entradas y salidas de dinero de las actividades de operación, inversión y financiamiento con corte al 31 de diciembre de 2018.

Además, determinaron que, de las 30 817 empresas analizadas, la mitad puede tener una resistencia de 28 días sin ventas. Aunque, esos días de resistencia varían de acuerdo al tamaño de la empresa, provincia, ciudad e industria en la que opera y si tiene actividades de comercio internacional.

“Esta pandemia (COVID-19) ha llevado a que casi todos los países se encuentren bajo estrictas medidas de distanciamiento social y que por lo tanto la actividad económica de la mayoría de los sectores se paralice de forma indefinida. Esta situación deja en vulnerabilidad no solo a los hogares y empleados sino también a las empresas, ya que al encontrarse cerradas necesitarían reservas de efectivo para poder cubrir con las obligaciones de sus empleados y proveedores y de esta forma amortiguar un shock negativo de liquidez dada la situación de no poder vender”, dice el informe.

Este refleja además que las actividades económicas privadas menos resistentes en Ecuador son: construcción (25 días), actividades de alojamiento (24 días), servicios administrativos (24 días), artes, entretenimiento y recreación (18 días) y actividades inmobiliarias (10 días).

Y los sectores que más resistirían a una paralización total son: atención a la salud humana (con 31 días o menos de resistencia), comercio al por mayor y menor (30 días), actividades financieras y de seguros (30 días) e industrias manufacturas (30 días).

Detalle: 37 días es el promedio de resistencia para empresas grandes; 32 en empresas medianas; 31 en pequeñas empresas y 17 en la microempresas. (I)