El municipio de Quito arranca el semáforo en rojo este lunes 4 de mayo con un 75 % de personas infectadas con COVID-19 que están circulando por las calles de la capital.

Esta y otras informaciones entregó la tarde de este domingo en rueda de prensa el alcalde de la ciudad, Jorge Yunda, a un día de que la capital ecuatoriana arranque el proceso paulatino que busca normalizar actividades.

Para el tema de la circulación de personas infectadas por el territorio capitalino, Yunda aunque reconoce que el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional ya ha definido sanciones que incluyen hasta cárcel, informó, el Concejo Municipal está generando una ordenanza que mantenga sanciones fuertes en torno a esta situación. Justamente el Municipio tratará el próximo martes en sesión esta ordenanza.

El cabildo quiteño estaría a la espera de la respuesta del COE nacional a la propuesta hecha para evitar que los pacientes positivos para COVID-19 salgan de sus casas. Según Yunda, la propuesta realizada está encaminada a acompañar con monitoreo digital, aplicaciones, georeferenciación, 26 puestos de bomberos, con 26 ambulancias listas para acudir en el caso que se requiera, con 40 funcionarios municipales para que desde un call center se llame a las personas contagiadas para que no salgan y sean monitoreadas.

Publicidad

"Ya hemos hecho este pedido al COE Provincial y Nacional para que podamos ayudar a la aplicación gubernamental y tener control certero de todos los positivos", explicó el alcalde.

Fallecido en plena calle

Como ejemplo de esta circulación de personas contagiadas, Yunda recordó la muerte ocurrida este domingo de un comerciante que aún habiendo dado positivo para COVID-19 estuvo viajando a otra provincia para traer productos para venderlos en el sector de Puembo, al nororiente de la ciudad. El hombre habría fallecido en plena calle y se lo encontró sin mascarilla.

Cifras del Municipio de Quito señalan que hasta el momento se han levantado diez cuerpos de personas que fallecieron y mantenían el virus. En cada uno de esos casos se habria cumplido el protocolo que incluye la cremación y la entrega de las cenizas a los familiares del fallecido.

Además se dijo que las estadísticas de muertos en Quito no han variado una vez que se han analizado los mismos periodos del 2019 y el 2020. Sin identificar el periodo comparado, Yunda señaló que en el año 2019 habrían existido cerca de 1200 fallecidos, mientras que en el 2020 existirían alrededor de 1295 fallecidos.

También el alcalde anunció que en estas semanas se continuará el proceso para analizar proyectos piloto de sectores que podrían ir funcionando de a poco, pero recordó que no es una decisión del COE cantonal, sino es una decisión del COE nacional.

Pico máximo el 26 de mayo

Para Yunda el 26 de mayo próximo es crucial para que se piense o no en cambiar de color de semáforo de rojo al amarillo. Según él, el pico máximo de la curva epidemiológica se produce a los 70 días y y ese tope coincidiría con el 26 de mayo.

"El 26 de mayo se cumplen los 70 días, que de acuerdo a las experiencias del mundo entero se ha visto el pico máximo de la pandemia. Ahí nosotros tendremos una luz clara para saber si cambiamos al color amarillo", recalcó el alcalde, mientras aseguraba que la capital no ha llegado al pico más alto.

En esa medida se adelantó desde el Municipio de Quito que desde que se arranca con el semáforo en rojo, todas las semanas se estará monitoreando qué es lo que pasa con la ciudad, con los contagiados, con la mortalidad, con el sistema sanitario.

"No puedo yo predecir qué va a pasar. El virus es muy impredecible. En una ciudad como la nuestra es muy difícil de vaticinar o decir qué va a pasar. Semana a semana iremos informando, el día 70 es el 26 de mayo y seguramente ahí estaremos listos para cambiar de color", concluyó Jorge Yunda. (I)