Un militar brasileño de 99 años se curó del coronavirus y en medio de honores castrenses recibió el alta este martes en un hospital de ese país.

El segundo teniente Ermando Piveta salió en silla de ruedas del Hospital de las Fuerzas Armadas en Brasilia, donde permaneció internado ocho días. Allí fue arropado por el aplauso del equipo médico y el saludo de una trompeta castrense.

"Para mí fue una lucha tremenda, más que en la guerra. En la guerra tú matas o vives, aquí tienes que luchar para vivir y salí vencedor de esta batalla", dijo el veterano militar.

No dia que comemoramos a vitória da Força Expedicionária Brasileira na Tomada de Montese, o ex-combatente Ermando Piveta, de 99 anos, deixa a ala COVID do Hospital das Forças Armadas para voltar para casa com saúde. #LutaremosSemTemor #ACobraFumou #FEB75anos pic.twitter.com/PwFpdDZgqR

Piveta, con un gorro verde oliva, levantó los brazos en señal de victoria frente a periodistas, antes subirse a un vehículo.

"Venció una batalla más, ahora contra el nuevo coronavirus, recibiendo el alta el mismo día en que se conmemoran 75 años de la 'Toma de Montese', campaña de las tropas brasileñas en Italia durante la Segunda Guerra", agregó el Ejército en una nota.

El militar es parte del grupo de mayores de 65 años, que según la Organización Mundial de la Salud, desarrolla casos graves con más frecuencia, al igual que los que padecen afecciones médicas preexistentes.

En 1942, Piveta fue uno de los integrantes del Cuarto Regimiento de Artillería Montada de Brasil que viajó en el navío "Almirante Alexandrino" hasta Dakar, en Senegal, para participar en ejercicios bélicos.

Brasil se mantuvo neutral al inicio de la Segunda Guerra Mundial, pero acabó alineándose con los aliados y declarando la guerra al Eje formado por la Alemania nazi y la Italia fascista. (I)