Publicidad

En medio de pandemia de coronavirus los hijos de gobernantes de Venezuela se van de fiesta y causan indignación y contagios

El lugar escogido fue una isla del Caribe venezolano con playas de arena blanca y mar cristalino y con la compañías de prostitutas que habían traído desde Europa y cantantes de reggaetón.

Las islas de Los Roques son un oasis del Caribe venezolano. Foto: redaccion

Una semana de fiesta, sexo y drogas pasaron los hijos de la élite chavista en Venezuela en medio de la pandemia de coronavirus COVID-19 que afecta al país y que puede agravar su peor crisis económica y política.

El lugar escogido fue una isla del Caribe venezolano con playas de arena blanca y mar cristalino y con la compañías de prostitutas que habían traído desde Europa y cantantes de reggaetón. Algo que causó indignación en muchos habitantes del país.

Los que asisitieron son varios de los llamados 'bolichicos', hijos de los que alcanzaron fortuna con la "revolución bolivariana". El propio Nicolás Maduro, quien gobierna el país con el apoyo de las Fuerzas Armadas, fue quien dijo en una intervención del pasado 20 de marzo que hubo una fiesta "en una isla y prácticamente todos" dieron positivos por coronavirus.

Sin embargo, luego de que se hicieron públicas fotos de la fiesta, Maduro -por quien un tribunal de Estados Unidos ha ofrecido de recompensa 15 millones de dólares por un caso de narcotráfico- los defendió diciendo que solo era una fiesta y que esas personas no sabían que estaban enfermas.

Publicidad

En Venezuela, así como ocurrió en otros países, es difícil que los jóvenes -especialmente los de recursos- terminen con las fiestas en los primeros días de las epidemias. Muchos de ellos también se contagiaron en viajes al exterior. Al final, cuando el virus se extiende, a quienes más golpea son las personas de pocos recursos, puesto que sus empleos y fuentes de ingresos se frenan, no tienen dinero para buscar una atención privada y tienen que ir a hospitales públicos, que en el caso de Venezuela ya pasaban por falta de insumos y crisis antes de la pandemia.

Cinco millones de venezolanos han salido de su país en los últimos años por la crisis económica y política del país, razón por la que las fiestas de los familiares de la clase gobernante es más indignante aún.

Dos fuentes dijeron que la fiesta fue en Los Roques, un oasis al que solo pueden asistir personas con dinero en medio de la crisis, y que fue organizada por hombres de negocios vinculados al gobierno, según una publicación de AP.

Esas fuentes han estado en otras fiestas con el mismo grupo y suelen estar en contacto con varios de los que asistieron a la polémica reunión en la que estaban nombres como Jesús Amoroso, hijo del máximo funcionario anticorrupción de Maduro y que también ha sido sancionado por Estados Unidos.

En redes también han circulado fotos de Amoroso con artistas como Zion y Justin Quiles, quienes luego dijeron que estaban en Los Roques para grabar un video musical y no en la fiesta.

Un habitante local dijo que una de las chicas de la fiesta tenía el virus y los demás no lo sabían.

Hasta este vienres nueve personas habían fallecido en Venezuela a causa del coronavirus y habían más de 170 contagiados, según cifras oficiales. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?