Publicidad

Jair Bolsonaro, sobre el coronavirus en Brasil: ¿Van a morir algunos? Van a morir, lo siento. Esta es la vida, esta es la realidad

En contraposición a las recomendaciones de la OMS, el presidente de Brasil volvió a mostrarse escéptico en decretar la cuarentena obligatoria en el país, donde han muerto 92 personas y existen 3.417 infectados.

El presidente de Brasil Jair Bolsonaro no cree en el aislamiento, pero se protege contra el coronavirus. Foto: redaccion

Que “Brasil no puede parar”, que el brasileño “no se contagia” de coronavirus porque “bucea en alcantarillas y no le pasa nada”. Y por último, que muera a quien le toque, porque así es la vida. Mientras Latinoamérica se detiene, Jair Bolsonaro lleva adelante una campaña contra el aislamiento. Su irresponsabilidad es solo comparada con la de Manuel López Obrador en México que invitó a sus ciudadanos a seguir en las calles: "yo les aviso cuando tengan que quedarse en casa".

En contraposición a las recomendaciones de la OMS, el presidente de Brasil volvió a mostrarse escéptico en decretar la cuarentena obligatoria en el país, donde han muerto 92 personas y existen 3.417 infectados.

Bolsonaro cuestionó este viernes los datos de muertos por el nuevo coronavirus en el estado de Sao Paulo, con cuyo gobernador mantiene un duro enfrentamiento por su gestión de la pandemia.

“En Río de Janeiro, hasta los datos de ayer (jueves) había nueve muertos, y 58 en Sao Paulo. Sé que hay una diferencia de población, pero es una cifra muy grande para Sao Paulo. No puede haber un juego de números para favorecer intereses políticos. No me creo esos números de Sao Paulo, sobre todo por las medidas que él (el gobernador Joao Doria) tomó”, declaró Bolsonaro en una entrevista telefónica en el canal Band TV.

Publicidad

El mandatario ultraderechista lleva semanas minimizando la gravedad de la pandemia, que tilda de “gripecita”, y emprendió una campaña contra las medidas de confinamiento decretadas en muchos estados, entre ellos Sao Paulo. Además, Bolsonaro comparó la pandemia del nuevo coronavirus con las muertes por accidentes de tránsito. “¿Van a morir algunos? Van a morir, oye, lo siento. Esta es la vida, esta es la realidad. No podemos detener la fábrica de automóviles porque hay 60.000 muertes de tráfico al año, ¿verdad?”.

Según Bolsonaro, las cuarentenas pueden provocar un “caos” social con “saqueos de supermercados” y representan una amenaza para la “normalidad democrática”.

Doria, del ala conservadora del Partido de la Social Democracia Brasileña y antiguo aliado de Bolsonaro, se ha erigido en una figura de referencia por su gestión de la crisis en Sao Paulo, que hasta el viernes registró 68 de los 92 muertos en el país.

El gobernador impuso en el estado más rico y poblado del país (45,9 millones de habitantes y un tercio del PIB) una cuarentena que determina el cierre de restaurantes, cafés y bares y otros servicios no esenciales.

“Sao Pablo no va por el buen camino, la población ya entendió que él (Doria) exageró en la dosis, espero que se tome un comprimido de humildad”, declaró Bolsonaro.

Horas antes, Doria criticó la postura de Bolsonaro frente a la pandemia. “Casi la mitad de la población está en casa. El mundo entero está en casa ¿y el único que tiene razón es el presidente Jair Bolsonaro? Reflexionen sobre eso”, declaró.

En esa tensión entre medidas de prevención y actividad económica, Bolsonaro asistió el viernes al lanzamiento por el Banco Central de Brasil de una línea de crédito de emergencia de 40.000 millones de reales (8.000 millones de dólares) para que las pequeñas y medianas empresas puedan pagar salarios durante dos meses.

La Cámara de Diputados aprobó por su lado la noche del jueves un proyecto de distribución de ingresos por tres meses para trabajadores informales que oscilará entre 600 y 1.200 reales ($ 120 y$ 240). El texto debe ser discutido ahora por el Senado. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Lo último

El mantenimiento y la concesión de vías

No hay que olvidar que si las vías son mantenidas el comercio, transporte, moverán la economía.

Publicidad