Por su cercanía geográfica con Guayas los habitantes y autoridades del cantón La Troncal, perteneciente a Cañar, plantearon a la ministra de Gobierno, María Paula Romo, que a ellos también les amplíen el horario del toque de queda. Temen que el virus se propague desde la provincia que más casos registra en todo el país, por lo que hasta obtener una respuesta restringieron las vías de acceso con montículos de tierra.

Para ingresar a este cantón de Cañar existen tres vías principales: una por el redondel que conecta desde Azuay, otro que permite el paso desde El Triunfo y una tercera por la vía Alfonso Andrade. Según el alcalde de La Troncal, Rómulo Alcívar, desde la noche del lunes se bloqueó el paso por los dos primeros para tener el control total de la circulación de vehículos.

Según Alcívar el paso no está tapado, sino restringido. Por lo que dentro de su territorio pusieron sus propias reglas para los que quieran ingresar o salir. La primera es que todo auto se fumigue, la segunda es que no estén más de dos personas en la cabina y la tercera que el acceso al mercado municipal sea a base del último dígito de la cédula.

Publicidad

La distancia entre La Troncal y El Triunfo (Guayas) es de 14,6 kilómetros, por lo que el temor de la gente es que el COVID-19 llegue a este poblado que hasta ahora no reporta casos.

Juan Bermeo, presidente de la ciudadela Valle Verde, en donde viven alrededor de 240 personas, también pide a la ministra de Gobierno que amplíe el horario del estado de excepción porque a partir de las 19:00 hay personas que irrespetan la autoridad. Se juntan para jugar vóley o bingo, causando aglomeración y posibles focos de contagio.

Por eso también apoya la decisión municipal de bloquear con volquetadas de tierra los accesos a La Troncal para controlar la circulación porque dice que sabe que al final todo será por su bien.

Publicidad

Wilson Rodríguez, presidente de la Cámara de Comercio de La Troncal, también apoya la decisión del bloqueo y se suma al pedido de ampliar el estado de excepción porque “la mayoría de gente se abastece hasta el mediodía”. (I)