Tras la confirmación de la primera fallecida en Ecuador a causa de coronavirus COVID-19 este viernes, la ministra de Salud, Catalina Andramuño, indicó que el cuerpo será embalado en una funda y no se podrá velarla con el féretro abierto.

Esto forma parte del Reglamento del Manejo de Cadáveres en el que se indica que de acuerdo al riesgo biológico del cadáver se deben tomar medidas adicionales. Existen tres categorías:

La categoría 1 corresponde a tomar precauciones estándar para todos los cadáveres con enfermedades infecciosas que no están en las categorías 2 y 3. La segunda categoría señala que son recomendadas precauciones adicionales para cadáveres con infección conocida como infección por virus de inmunodeficiencia humana (VIH), hepatitis C, síndrome respiratorio agudo severo (SARS), influenza aviar, influenza porcina y Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS), en esta categoría estaría el COVID-19.

En la categoría 3 se tomarán estrictas precauciones adicionales para cadáveres con infecciones como ántrax, peste, rabia, fiebres hemorrágicas virales, ébola.

En el documento también se detalla que la Autoridad Sanitaria Nacional podrá incluir otras que considere conveniente. Además que se le faculta que con el objeto de precautelar la salud pública, "podrá disponer la inhumación o cremación inmediata de los cadáveres humanos, conforme a las precauciones que se encuentran contempladas", se señala en el artículo 12.

Andramuño señaló que una vez fallecido el paciente no hay transmisión del virus porque esta se da a través de fluidos respiratorios y en este primer caso se procederá la desinfección de todas las áreas de acuerdo al protocolo de bioseguridad. (I)