Quien fuera el arquitecto de convertir al turismo en una de los mayores ingresos de Cuba a pedido de Fidel Castro, se convirtió este sábado en primer ministro de Cuba.

Manuel Marerro fue designado por el presidente Miguel Díaz-Canel con la anuencia del exmandatario Raúl Castro, quien gobernó el país entre 2008 y 2018 y actualmente es el líder del Partido Comunista de Cuba (PCC), que gobierna la isla caribeña como partido único.

"Esta propuesta fue debidamente aprobada por el Buró Político del Partido Comunista de Cuba", dijo Díaz-Canel, sobre quien será ahora su mano derecha, al presentarlo ante el pleno de la Asamblea Nacional, que lo votó por unanimidad entre ovaciones. Su mandato es por cinco años.

Aunque militante del PCC, a diferencia de muchos dirigentes cubanos, Marrero no es miembro de su Comité Central, y por lo tanto, tampoco del selecto Buró Político, como sí lo son algunos de sus nuevos viceprimeros ministros. Para ser primer ministro es requisito ser diputado.

Publicidad

De 56 años, locuaz y con una pequeña barba entrecana, Marrero se desempeñaba como ministro de Turismo desde 2004. Permaneció allí durante toda la gestión de Raúl Castro y continuó en 2018 con Díaz-Canel.

A partir de ahora será jefe de gobierno y asumirá la tarea en momentos de elevadas tensiones con Estados Unidos.

Marrero "no viene a transformar sino a implementar y administrar; lidera el presidente. Es una distribución de funciones y no una separación de poderes", explicó el profesor cubano de Relaciones Internacionales Arturo López-Levy, de la Holy Names University.

Miguel Díaz-Canel (i) y Raúl Castro.

El retorno del cargo de primer ministro, que no existía en Cuba desde 1976, forma parte de un proceso de relevo generacional y descentralización del poder en la isla socialista.

Justo después de su presentación, Marrero recibió un apretón de manos de Raúl Castro, líder del único y gobernante PCC.

Publicidad

Marrero empezó su carrera en el gobierno en 1999 como vicepresidente del poderoso Grupo Hotelero Gaviota, de las Fuerzas Armadas. Un año después fue presidente de esa entidad, responsabilidad que ocupó hasta ser designado ministro de Turismo.

"A lo largo de su trayectoria laboral y como cuadro, (Marrero) se ha caracterizado por su modestia, honestidad, capacidad de trabajo, sensibilidad política y fidelidad al partido y a la revolución", dijo Díaz-Canel.

El nuevo primer ministro "ha conducido de manera destacada el sector del turismo, que constituye una de las principales líneas de desarrollo de la economía nacional", agregó el mandatario.

Un buen interlocutor para Cuba

Según la Nueva Constitución en vigor desde abril, el primer ministro no sólo será el jefe de los ministros, con capacidad para "designar o sustituir directivos y funcionarios" de la administración central del Estado, sino que también controlará el trabajo de los gobernadores provinciales, otro nuevo cargo restituido por la Carta Magna.

Según Díaz-Canel, los casi 16 años al frente del ministerio del Turismo le han permitido a Marrero una "permanente interacción con el resto de los organismos de la administración central del Estado, el sistema empresarial, gobiernos provinciales".

Precisamente en el turismo es donde más se registran inversiones extranjeras en la isla y Marrero cuenta con "una rica experiencia en negociaciones con contrapartes extranjeras" y ha participado en "eventos internacionales, demostrando su habilidad, firmeza y dotes de interlocución".

"El hecho de que tenga amplia experiencia en el tema inversionista y del turismo, ratifica la importancia que tiene esta área como línea estratégica de desarrollo del país", consideró López-Levy.

Durante su gestión ha debido interactuar con inversionistas europeos, los principales socios comerciales de la isla, y el sector turístico se ha convertido en un importante motor económico del país.

Pocos cambios en el gobierno

El comandante Ramiro Valdés, de 87 años, el único histórico de la generación fundacional de la revolución que quedaba en el gobierno con el cargo de vicepresidente del Consejo de ministros, fue ratificado como viceprimer ministro, un cargo equivalente.

Roberto Morales, Jorge Luis Tapia, Inés María Chapman y Ricardo Cabrisas también pasaron de vicepresidentes del Consejo de Ministros a viceprimeros ministros.

A ellos se sumó como viceprimer ministro Alejandro Gil, actual ministro de Economía, que compaginará las dos funciones.

De los 26 ministros o presidentes de organismos con rango ministerial, 20 fueron ratificados, y seis removidos, en las carteras de industria, Trabajo y Seguridad Social, Turismo, Banco Central, Industria Alimentaria y Energía y Minas. (I)