La gastronomía de Portoviejo hizo que esta ciudad y capital manabita entrara en la lista de Ciudades Creativas de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

La noticia la dio a conocer esta mañana la Unesco cuando publicó las 66 nuevas Ciudades Creativas que se unen a esta red internacional que nació en el 2004. Con esto ascienden a 246 las ciudades de esta red, "que basan su desarrollo en la creatividad, ya sea a través de la música, la artesanía y las artes populares, el diseño, el cine, la literatura, las artes digitales o la gastronomía", publica la web de la Unesco.

El anuncio se dio con motivo de la Día Mundial de las Ciudades, que se recuerda cada 31 de octubre.

A nivel nacional, tres platos de parroquias de Portoviejo ingresaron en el 2018 en la lista del Patrimonio Inmaterial del Ecuador. Estos fueron el viche que elaboran en la comunidad de Las Gilces, en la parroquia Crucita, así como la morcilla y la chicha de la parroquia Abdón Calderón.

Publicidad

Con la designación de la Unesco, Portoviejo se convierte en la primera localidad de Ecuador en ser reconocida como creativa por su gastronomía. Durán (en Guayas), en 2016, y Chordeleg (en Azuay), en 2017, lograron entrar en esta lista de la Unesco, pero en la categoría de artesanía y artes populares.

Con esto son tres las ciudades ecuatorianas que constan en esta red mundial de la Unesco, confirmó Fabián Bedón, analista del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC). Él fue uno de los que lideró el proyecto que buscaba esta designación.

“Esta declaratoria implica que Portoviejo como ciudad creativa de gastronomía a nivel mundial entra en ese escenario universal de las ciudades que han hecho de la cultura y a toda su parte viva, en este caso la gastronomía, elemento esencial para su desarrollo sostenible”, manifestó Bedón.

Contó que entre las exigencias en esta categoría constaba el hecho de ser patrimonio cultural inmaterial, pues el legado gastronómico ha sido heredado de generación en generación. Por esto último, en 2018, el INPC certificó como patrimonio cultural inmaterial al viche, a la morcilla y a la chicha, comidas típicas de Manabí.

La Unesco también consideró las muestras solidarias y de ayuda con alimentos surgidas tras el terremoto del 16 de abril del 2016, así como la innovación y el conocimiento generado.

Tras la declaratoria se deberá trabajar en la creación de una infraestructura que incluya espacios gastronómicos como restaurantes y centros de innovación e investigación, ligados a ramas que trabajen de la mano con la gastronomía como la agricultura e ictiología (estudia los peces). Todo, con una fuerte carga patrimonial.

En Portoviejo, el grupo de apoyo estuvo liderado por el alcalde Agustín Casanova y con la  ayuda de las universidades Técnica de Manabí y San Gregorio de Portoviejo, al igual que la Fundación Fortaleza de la Identidad Manabita. Y la candidatura ante la Unesco fue asesorada y liderada por el INPC, en conjunto con la Universidad de Barcelona, España, con el experto Jordi Tresserras.

“Junto a Durán y Chordeleg, que también son Ciudades Creativas (de la Unesco), implicará que se deben reunir para la conformación de una red de innovación de artesanías y de gastronomía”, comentó Bedón. (F)