Pese a la eliminación de los subsidios a las gasolinas extra, ecopaís y diésel, Ecuador seguiría siendo uno de los países con el precio más bajo en la región. Según un ranking de Global Petrol Prices, Ecuador ocupa el tercer lugar, entre doce estados, en los valores de sus combustibles.

El ranking refiere que solo Venezuela y Bolivia tienen precios más bajos que Ecuador.

Diésel

  • Venezuela lo entrega gratis
  • Bolivia cobra $ 2,03 el galón
  • Ecuador, $ 2,30.
  • Uruguay cobra $ 4,15 por el galón de diésel

Gasolina

Publicidad

  • Venezuela cobra $ 0,04,
  • Bolivia $ 2,04
  • Ecuador $ 2,39
  • Uruguay cobra $ 5,64

¿Por qué los precios varían a pesar de que Ecuador ya tiene costos basados en el precio internacional?

Francisco Silva, vicepresidente de la Cámara de Distribuidores de Derivados de Petróleo, explica que el precio se ha apegado a cubrir los costos del combustible con base en las importaciones y que no se han colocado impuestos adicionales, más que el impuesto al valor agregado (IVA).

Anotó que Uruguay, el país con más altos costos de combustible, impuso tributos porque esa es la vía más eficiente de recaudar.

Jaime Carrera, secretario ejecutivo del Observatorio de la Política Fiscal, afirmó que pese a que el precio actual de los combustibles en Ecuador ya están al precio internacional, en muchos países les gravan impuestos como el IVA, el impuesto a los consumos especiales (ICE) y otros para desalentar la contaminación. 

¿Pero cómo es el consumo de los combustibles en el país, en medio de un paro que ha durado más de una semana?

Silva remarcó que la distribución es  irregular por varios factores. En unos casos, las distribuidoras no tienen combustible por la falta de acceso de tanqueros a sus sectores. 

En otros, sí tienen combustible pero han preferido no abrir por temor a las amenazas de personas que apoyan la paralización. 

Publicidad

En algunas gasolineras que sí han tenido el producto, los usuarios tienden a llenar el tanque de sus vehículos para evitar una escasez futura.

En cuanto al diésel, dado que los transportistas no han podido circular por el bloqueo de vías, la mayoría de gasolineras sí cuentan con stock.

Por su parte, Carrera opinó que hasta que la sociedad se adapte, y el alza se consolide, el consumo será siempre menor y luego se normalizará.

Sin embargo, anotó que la medida provocará que algunas personas racionalicen su consumo y reordenen sus gastos.

En cuanto al transporte productivo, la situación puede ser un factor para la búsqueda de tecnologías y fuentes más eficientes. Se podría utilizar menos diésel y optar por electricidad, citó el especialista.

Yolanda Alvear, dueña de un Gran Vitara de 2.000 cc, cuenta que el rubro para combustible se le incrementaría de manera importante. 

Sin embargo, piensa que difícilmente podría bajar el consumo o dejar de utilizar su vehículo, pues lo necesita para ir al trabajo y transportar a su hija de manera segura. 

Karina Aguilar, por su parte, dice que antes llenaba el tanque de su carro con $ 14, pero sin el subsidio debería pagar $20.  (I)