Un juez resolvió este miércoles enviar a juicio a la ex primera dama salvadoreña Ana Ligia de Saca acusada de lavado de dinero en un caso por el que ya fue juzgado y condenado el expresidente Tony Saca.

El juez Miguel Ángel García también decidió que César Daniel Funes Cruz (padre del exsecretario de Juventud, César Funes) y Ricardo Lemus Zelaya (uno de los representantes de la sociedad ANLE  S.A.) enfrenten un proceso por el mismo delito y absolvió a otras 10 personas, entre ellas a empresarios y publicistas que el Ministerio Público había procesado por el mismo caso, conocido como “Destape a la Corrupción Fase II”. El caso está ligado a actos de corrupción del gobierno de Saca (2004-2009).

La ex primera dama, de 57 años, había confesado su responsabilidad en el lavado de unos 25 millones de dólares de fondos públicos, pero se retractó luego de que el Ministerio Público le exigió que regresara al Estado 17,3 millones de dólares. De ser encontrada culpable podría recibir una condena de entre cinco y 15 años de prisión.

El abogado defensor de la señora de Saca, Miguel Flores, dijo que no descarta volver a negociar con la Fiscalía un proceso abreviado.

La ex primera dama está acusada de lavado de dinero y encubrimiento de una red que lavó 25 millones de dólares presuntamente mediante la triangulación de fondos que salían de las arcas del Estado hacia particulares que los transferían a varias agencias de publicidad, que a su vez los remitían a empresas de comunicación de la familia del expresidente Saca. (I)