Miedo y asombro generó a los pobladores de Mompiche, del cantón Muisne, sur de la provincia de Esmeraldas, la profanación de dos tumbas y el robo de los huesos de los cadáveres sepultados en este camposanto.

La alerta la dieron personas que  ingresaban al cementerio a visitar a sus familiares fallecidos, este domingo 1 de septiembre. 

Édgar Intriago, morador de este balneario, dijo que observó destruidas la parte frontal de dos bóvedas de cemento. Además la extracción de los huesos de los cadáveres y que algunos restos quedaron botados entre la maleza.

"Han tenido tiempo para romper las lápidas con herramientas metálicas y los delincuentes aprovecharon que este camposanto no tiene cerramiento, iluminación y guardias de seguridad", agregó Intriago.

La Policía Judicial y de Criminalística tomó procedimiento de este execrable hecho, mientras los familiares de los cadáveres destruidos pidieron ayuda para reubicarlos y reforzar los nichos. Hasta el momento se desconoce, quién o quiénes, estarían detrás de este caso. (I)