El abandono de un bebé de horas de nacido, aún conectado a la placenta a través del cordón umbilical, alarmó esta semana a la comunidad.

El recién nacido fue hallado por dos trabajadores que recogían basura entre la maleza crecida en el km 27 de la vía Perimetral. No estaba cerca de ninguna casa o algún sitio transitado y quienes lo encontraron dijeron que nunca lloró.

El infante estaba desnudo sobre la tierra húmeda y a pesar de las múltiples picadas de mosquitos y hormigas los médicos del hospital Universitarios revelaron que se encontraba estable, pero que permanecería hasta la siguiente semana bajo observación.

Decenas de personas a través de redes sociales cuestionaban el abandono, otros se ofrecían para dar alguna donación y hasta unos se mostraban dispuestos a adoptar al niño.

Publicidad

Tres casos de abandono de niños ha registrado la Dinapen de la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón) entre 2018 y lo que va de este año.

Según el fiscal Víctor González, la madre de ser hallada culpable de abandono, tras analizar varios aspectos, podría pasar hasta tres años en la cárcel, cuatro si se comprueba que el menor presenta lesiones tras ser abandonado.

Pero hay ocasiones en las que el abandono se da porque el recién nacido es producto de una violación, como el caso que se conoció en marzo del 2018, cuando un bebé fue dejado dentro de tres fundas plásticas en el sector de El Fortín.

La madre fue hallada un día después. Ella dijo que no quería a su hijo porque era producto de las constantes violaciones de su padrastro.

Publicidad

El caso está en investigación, por lo que ni la Fiscalía ni la Policía dieron detalles de si el niño estaba con su familia o en alguna casa hogar. Tampoco dijeron si el padrastro había sido detenido tras la revelación.

El capitán Carlos Fuel, jefe de la Dinapen de la Zona 8, indicó que hasta que el niño hallado esta semana en la Perimetral no salga del hospital Universitario y sea llevado a una casa hogar (tras una orden judicial), no se podría iniciar un proceso de adopción ni donar ningún tipo de ayuda.

Lo más probable es que el menor sea llevado a la casa hogar Guayaquil, ubicada detrás del Riocentro Los Ceibos, donde normalmente llevan a los recién nacidos que están bajo la tutela del Estado, a través del Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES).

Dar un recién nacido, abandonado, en adopción es un proceso que toma su tiempo, pues las autoridades deben agotar todas las instancias para tratar de que el menor se ubique con su familia.

Publicidad

Los familiares tienen seis meses para aparecer y podrían recuperarlo, siempre que pasen por un proceso psicológico y se investigue las causas del abandono, comentó el uniformado.

De no encontrarse a su familia, el menor entrará a un proceso para que sea adoptado. En esta fase, los posibles padres serán escogidos dentro de un trámite minucioso, en el que deben pasar por cursos, pruebas psicológicas y visitas.

En ese proceso los aspirantes no sabrán la identidad del menor. Solo los padres elegidos, al final del proceso, en el expediente pueden conocer el antecedente del menor.

Según el MIES, hasta enero del 2019 había 224 menores a nivel nacional aptos para ser adoptados: 109 niños y 115 niñas, de diferentes edades.

Publicidad

Padres que han hecho trámites de adopción mencionan que el proceso es largo y dura varios meses. Fuel menciona que se había reducido y que ahora dura menos de un año.

Indira Urgilés, directora Nacional de Adopciones del MIES explica que debe emitirse una resolución judicial para declarar la adoptabilidad de menor abandonado. Ese proceso puede durar 6 meses. 

PARA ADOPTAR

Prerregistro

  • Entrevista preliminar
  • Círculos de capacitación aprobados
  • Estudio de hogar
  • Solicitud de adopción
  • Declaratoria de idoneidad
  • Expediente de familia es remitido al Comité de Asignación Familiar (CAF). (I)