Publicidad

En 20 años, Ecuador cerró su 'piel' por tierra y por mar

La paz con Perú permitió al Ecuador ampliar sus límites en más de 1 millón de km². Armada espera una mayor expansión.

QUITO. Los presidentes de Ecuador y Perú actuales, Lenín Moreno y Martín Vizcarra, pasaron revista a los avances de los acuerdos en varias áreas firmados en Brasilia hace 20 años. Foto: redaccion

La firma de la paz con Perú –que se dio hace 20 años– permitió al Ecuador cerrar “su herida abierta” y trabajar en la definición de sus líneas fronterizas que lo hicieron 5,3 veces más extenso, aunque no en tierra, pero sí en mar.

El 26 de octubre de 1998 los presidentes Jamil Mahuad, de Ecuador, y Alberto Fujimori, de Perú, suscribieron el Acta de Brasilia, un acuerdo de paz definitivo tras atravesar una larga controversia territorial que generó dos guerras, la de 1941 y la del Alto Cenepa, en 1995.

La paz no solo que acabó con estos enfrentamientos, pues los dos países renunciaron a la amenaza y uso de la fuerza, “así como a todo acto que afecte a la paz y a la amistad”, sino que propició los diálogos bilaterales en un proceso que se dilató hasta el 2010, cuando con la publicación de la Carta Náutica IOA 42, en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se cerraron totalmente los límites fronterizos con ese país.

Y, en el 2016, se concretaron con Costa Rica y Colombia.

Publicidad

Pero el país de la ‘mitad del mundo’ continúa definiendo sus márgenes. Porcentualmente, es un 16 % de tierra y 84 % mar. En la actualidad tiene una extensión de 257.217 kilómetros cuadrados (km²) terrestres y 1’092.140 km² marítimos; en total, 1’349.357 km².

Y hasta el 2022 se espera incrementar 9.083 km² en el mar, demostrando que las cordilleras submarinas que se extienden a partir de las Galápagos –Colón y Los Cocos– pertenecen a las islas, con lo que alcanzaría 1’358.440 km² marítimos. De darse, entre tierra y mar sumarán 1’615.657 kilómetros.

En esta tarea está concentrado el capitán de Navío Humberto Gómez, director general de Intereses Marítimos (Digeim) de la Armada Nacional, quien cree que a la sociedad ecuatoriana, sobre todo a los niños y adolescentes, hay que contarles la “nueva realidad” limítrofe.

“Con la paz partimos a lo que faltaba: el ajuste de los límites marítimos. Si no solucionábamos la problemática, no solucionábamos la del mar, porque cuando no hay problemas con tus vecinos, cualquier cosa que tú hagas en el mar tendrá una respuesta”, explicó Gómez.

Siempre se tuvo mar, y “no lo veíamos”, y su existencia permitirá al Estado planificar la utilización de los recursos vivos y no vivos. Ahora, el país es el segundo “mayor en Sudamérica”, después de Chile.

La meta futura es que los ecuatorianos conozcan sus fronteras. Por ello, la Digeim impulsa una campaña de capacitación junto con el Ministerio de Educación, que arrancó con la creación de un curso virtual que se dictó el año pasado, a 18.000 docentes, a través del módulo Conciencia Marítima.

En 2019, el plan es dictarlo a los 165.000 maestros. Y en los textos escolares se introducirá la nueva geografía.

“En el 2021 la generación escolar debe saber que al norte limitamos con Costa Rica y Colombia; al sur y este, con Perú; y al oeste con la cuenca Asia-Pacífico. Cuando escuche a un estudiante ecuatoriano decir eso, gritaré: ¡Lo logramos!”, resalta Gómez. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Comparte este artículo

¿Encontraste un error en esta noticia?