Al menos $ 145 millones falta por pagar a 23.000 acreedores de las 314 cooperativas cerradas entre 2012 y 2017, según datos de la Superintendencia de Economía Popular y Solidaria.

Es la principal secuela de un proceso cooperativo que vivió un boom entre 2007 y 2012, y que luego se desinfló cuando el ente de control detectó irregularidades como deficiente gobernabilidad entre administradores, ocultamiento y adulteración de información, corrupción, fraudes internos y hasta nepotismo.

Así lo explica esa Superintendencia, que entró a regular el sector en 2012. Se ha pagado al 94% de depositantes, pero hay factores que entorpecen cancelar al resto: mala calidad de la cartera, de alto riesgo e irrecuperable, prohibición de enajenar bienes; muebles y vehículos de varias cooperativas cerradas no representan un porcentaje significativo y tienen alto deterioro. Y para la recuperación de cartera existen embargos a los deudores, pero toman tiempo.

Según la Superintendencia, ahora hay una moratoria para la creación de cooperativas de ahorro y crédito, pero una lección para tomar en cuenta tras lo ocurrido con el sector cooperativo es que si se quiere fomentar el crecimiento de un sector al mismo tiempo debe existir un organismo de control, no como pasó con las cooperativas de ahorro y crédito que primero crecieron y luego hubo un ente de control.

Publicidad

Un estudio de Cordes de marzo de 2018, y enfocado en las cooperativas más grandes (los segmentos 1 y 2), indica que el boom de las cooperativas se dio entre 2006 y 2012 –en ese lapso crecieron de 484 a 981–. Tras la creación de la Superintendencia de Economía Popular y Solidaria, los controles desembocaron en una serie de fusiones y liquidaciones. Para 2017 quedaron en 686.

El crecimiento también se dio en su participación en el mercado financiero. Según el estudio de Cordes, en enero de 2006 las cooperativas representaban el 10,4% del total de las captaciones del sistema financiero, pero en diciembre de 2017 subieron al 26,2%. Es decir, pasaron de $ 535 millones a $ 6.848 millones, se multiplicaron por 12. Por el lado del crédito, en enero de 2006 las cooperativas representaban el 8,2% de las colocaciones en el sistema financiero, mientras que al cerrar 2017 llegaron a 18,5%, es decir, pasaron de $ 635 millones a $ 6.440 millones (crecieron diez veces).

Un comportamiento que llamó la atención de Cordes es que entre enero y julio de 2015 hubo una fuerte contracción de depósitos en los bancos por la caída del precio del crudo, pero no ocurrió lo mismo en las cooperativas. Más bien hubo una leve recuperación.

La razón para que no haya bajado el nivel de depósitos es explicada por la Superintendencia por el perfil de depositantes: en la banca los mayores depositantes son empresas, y en el sistema popular y solidario son personas naturales y ahí los depósitos a plazo son más del 60% y en los bancos son el 33%, eso también puede haber influido. (I)

Sector económico
Popular y solidario

Entidades
Son 645 entidades del sector financiero y 13.206 del sector no financiero. La Superintendencia de Economía Popular y Solidaria controla a 40 que eran supervisadas por la de Bancos y 970 por la Dirección de Cooperativas del Ministerio de Inclusión Económica y Social.

Cierre
Al iniciar la liquidación de 314 cooperativas, esas tenían 415.996 acreedores y $ 285 millones de depósitos.