Aquel día de mediados de agosto, el bosque luce húmedo y fresco. La lluvia ha cedido, pero los árboles guardan un remanente de agua en sus hojas. Rosa Elvira Narváez sale de su casa con una canasta y un machete. Y se interna en sus predios. Camina unos 200 metros y se halla rodeada de arbustos de guayusa, una planta ancestral de la Amazonía que migra a otros destinos de la tierra.

De 48 años y piel canela, se mueve en medio del bosque de la comunidad Lushianta, en la provincia de Napo, para empezar la cosecha. Sus fuertes manos agarran las ramas y arrancan las hojas de guayusa. Se esparce una fragancia dulzona.

Ella es parte de los 96 productores orgánicos certificados en la provincia; cosecha cinco sacos de cien libras cada mes y los vende en $ 40 cada uno a Waykana, una empresa que puso valor agregado a la planta y la vende en el exterior.

Waykana, que significa trabajar en grupo rápidamente para llegar a un objetivo, se formó a finales de 2015.

Publicidad

Rosa Elvira Narvaez cosecha hoja de guayusa en la comunidad Lushianta, en Napo. Ella entrega el producto a Waykana, una empresa dedicada a la producción y exportación de guayusa. Foto Alfredo Cárdenas

Demetrio Santander, de 31 años, y Juan David Gómez, de 28, buscaron en todo el país un producto que tenga características locales y potencial exportable hasta que llegaron a Tena y participaron en una ceremonia de toma de guayusa.

“Estábamos bien cansados, pero en cuestión de minutos nos despertamos y estábamos concentrados, energéticos y dijimos: Si hay un producto que puede, rápidamente, hacerte sentir bien y listo para empezar tu día, ese es la guayusa y podríamos llevarlo a todos los continentes”, relata Demetrio.

“Ahí empezó el negocio y comenzamos a viajar al Oriente cada semana y a armar un equipo cerca del Tena; y empezamos a producir la guayusa nosotros mismos”, relata.

El emprendedor señala que en el 2015 casi no vendieron nada: “Fue un año de desarrollo del producto”. Apenas llegaron a los $ 10.000.

En el 2016 las ventas llegaron a $ 50.000. Para el 2017 colocaron $ 200.000. “Fue una señal de que podíamos llegar a crecer mucho más, porque recién se estaban abriendo puertas”.

Publicidad

En lo que va de este año ya superaron las ventas del anterior y esperan cerrar en medio millón de dólares.

Actualmente, Waykana vende entre dos y cuatro toneladas mensuales de guayusa; los principales destinos son Estados Unidos, Canadá, Alemania e Italia. El 95% del producto se comercializa en el exterior.

Hace tres meses sacaron al mercado un energizante natural de guayusa en lata, en dos versiones: de azúcar y light.

Pero también la comercializan como bolsitas de té. En el 2017 participaron en The Global Tea Championship 2017 y ganaron en la categoría de yerbas cafeinadas con el producto puro, no saborizado.

En centros comerciales se oferta el té de Guayusa en varias presentaciones. Foto Alfredo Cárdenas

Las cajas de guayusa tipo té, de 20 bolsitas de 1,5 gramos, de cuatro sabores, cuestan $ 2,60. Las latas de 330 ml, en los supermercados, $ 1,75. (I)

Empresa
Detalles

Planta
La planta de Waykana está ubicada entre Archidona y Tena, en la provincia de Napo. Tiene doce trabajadores.

Orgánicos
La guayusa que procesa proviene de productores certificados como orgánicos. Tienen prácticas ancestrales de manejo del cultivo y cumplen con la norma expedida por el Ministerio de Agricultura, asegura Robinson Guerrero, jefe de Producción.

Ferias
Entre 2016 y 2017, Waykana asistió a ferias internacionales. Los contactos les ayudaron a realizar las primeras exportaciones.