Sucumbíos-Tulcán-Quito

Soledad López junto a sus once hijos llegó ayer al Centro Binacional de Atención en Frontera de Sucumbíos. No sabía que a partir de hoy debía presentar el pasaporte para ingresar a Ecuador. Por eso, al enterarse de la medida, apuró a sus hijos para que arreglaran sus maletas para continuar el viaje.

Salió del estado de Trujillo en Venezuela con la idea de llegar hasta Perú. Sobre las 9 de la mañana de ayer logró registrar su ingreso a Ecuador y enseguida fue con su familia a la carretera para tomar una camioneta que los llevara hasta Nueva Loja.

Allí iban a tomar un bus para ir hasta Huaquillas e intentar pasar a Perú antes de que entrara en vigencia la medida adoptada por el Gobierno, que la ha justificado “con la finalidad de garantizar la seguridad de venezolanos” y la seguridad del territorio nacional.

Publicidad

“Ustedes son la única esperanza para salir de Venezuela y con esto del pasaporte prácticamente nos están cerrando las puertas”, comentó Soledad, cuyo pasaporte está vencido.

Ella pidió una prórroga (renovación) para dos años, pero no le concedieron. Su hija también solicitó el pasaporte, transcurrieron dos años y no logró obtenerlo y por eso inició su periplo sin el documento.

Sacar el pasaporte en Venezuela es un verdadero viacrucis, comentó Jefferson Morantes, joven que salió de Venezuela con su padre y dos hermanos. Demoró año y medio conseguirlo. Comentó que el pasaporte deben tramitarlo en línea, en el Servicio de Identificación y Extranjería, pero primero deben tener una tarjeta de crédito, los pagos no son bancarios ni en efectivo.

Si se logra hacer el pago viene el trámite para que le aprueben las huellas dactilares y hacer otro pago con tarjeta de crédito; obtener los resultados de las huellas demora entre uno y dos años, dicen venezolanos.

Otra traba que enfrentan es que el servicio en línea no siempre está disponible, lo habilitan entre 15 y 20 minutos, entre dos o tres veces a la semana.

Otros comentan que el trámite normal cuesta un millón de bolívares y demora dos años. Un tramitador les entrega en tres días por 2.000 y 3.000 dólares, que para los venezolanos resulta imposible.

Publicidad

Unos venezolanos en tránsito creen que la exigencia del pasaporte no frenará la salida de su país. Advierten que se presentará un problema mayor de ilegalidad, pues la gente podría usar pasos ilegales.

Ayer, en el puente internacional Rumichaca, el arribo de los venezolanos fue constante durante todo el día.

“Nosotros no sabíamos de ese nuevo requisito y ninguno de mis amigos trajo consigo el pasaporte. Gracias a Dios llegamos hoy (viernes) a la frontera y podremos ingresar legalmente a Ecuador solo con la cédula, y así continuar nuestro viaje hasta Perú”, expresó Dayana Aguirre, de 27 años.

Ella llegó al punto fronterizo exhausta. Caminó 1.440 kilómetros desde Cúcuta, ciudad colombiana fronteriza con Venezuela, hasta Ipiales.

Sobre la medida de exigir pasaporte a los venezolanos, la vicepresidenta María Alejandra Vicuña dijo que la decisión es soberana y que tiene relación directa con “garantizar y fortalecer la seguridad ciudadana” y que en movilidad humana “siempre priorizarán la protección y atención del ser humano”, sobre todo de los grupos de atención prioritaria. (I)

4.500
venezolanos ingresan a diario por la frontera norte.

Es importante que la academia, con organismos de protección concurran en defensa del Estado de derecho y de los derechos humanos de los menos favorecidos.Mario Melo, director del Centro de Derechos Humanos de la PUCE