La Contraloría inició el lunes pasado una auditoría al uso de los aviones presidenciales entre el 1 de enero del 2012 y el 24 de mayo del 2017, los últimos cinco años y medio del mandato del expresidente Rafael Correa.

El organismo de control informó que la finalidad es “determinar las fechas, número de viajes nacionales e internacionales realizados, destinos, horas de vuelo, tripulación, lista de pasajeros, objetivos de desplazamientos y costo”.

La revisión está a cargo de la Dirección Nacional de Auditoría de Administración Central y tomará 90 días laborables. Una vez que se llegue a la etapa de recomendaciones y observaciones preliminares, de encontrarse irregularidades, quienes sean citados deberán presentar sus pruebas de descargo.

En agosto del 2017, el presidente Lenín Moreno anunció que se vendería “de inmediato” uno de los aviones, pero esa venta no se ha hecho efectiva hasta el momento.

En otra auditoría, la Contraloría también revisa los viajes de la excanciller María Fernanda Espinosa, (I)