Hace tres semanas volvió a aguas internacionales del Pacífico la “flota china” que el año anterior causó preocupación a la Armada del Ecuador por la pesca realizada de especies protegidas cerca del límite marino de las islas Galápagos.

Ahora son 175 embarcaciones de distintas banderas, aunque en su mayoría chinas, que se encuentran a 254 millas (408 km) de la isla Isabela.

Hay barcos chinos que pescan y almacenan la carga y también embarcaciones con bandera panameña que abastecen de combustible, e incluso singapurenses que son cargueros y realizan la logística.

Todas esas naves son monitoreadas en tiempo real por la Armada mediante un sistema que acaba de implementarse y que le ha permitido no solo saber dónde se encuentran, sino clasificar los barcos.

Publicidad

Renán Ruiz, comandante general de la Armada, reveló que esta flota podría obtener hasta $ 9 millones por cada 3.000 toneladas de especies. Explicó que cuando el barco pesquero está lleno, pasa su carga a otro y continúa con su tarea.

El comandante Lenín Sánchez consideró que el futuro de la alimentación de la humanidad corre riesgo con esta modalidad, pues se trata de especies migratorias.

Él reveló que para trabajar frente a esta potencial amenaza se ha conformado la fuerza de tarea Nº 10, cuyo nombre es Operación Protección Insular, y han solicitado al Gobierno Nacional recursos para implementar mayores recorridos por la zona.

Ahora hay en el sector del límite dos corbetas (buques de guerra), una lancha, dos aviones y un helicóptero que está con base en Galápagos.

Cuatro lanchas guardacostas y un submarino salieron ayer del territorio continental hacia la zona insular para brindar apoyo a la operación, comentó el comandante de Operaciones Navales, Darwin Jarrín.

Él aclaró que no se ha dejado de monitorear la flota, sino que esta se mueve dependiendo de la migración de las especies. Por ejemplo, dijo, hasta noviembre está cerca de las aguas de Ecuador, ese mes cerca de Perú, por eso destacó la importancia de la presencia de las marinas conjuntas.

Por ahora ninguna de las 175 embarcaciones ha cruzado el límite, y aunque lo hagan no pueden ser apresadas si no están pescando en aguas nacionales, aclaró el comandante Fidel Erazo, quien maneja el monitoreo de los barcos. (I)