Elba Garzón, de la Fiscalía Especializada en Delitos contra la Administración Pública, continúa su investigación previa sobre supuestas irregularidades en la entrega del campo Sacha a la empresa PDVSA, de Venezuela, en el anterior gobierno.

El caso fue denunciado por Henry Llanes y Fernando Cano. Supuestamente hubo un incremento en el costo de explotación del barril de crudo.

Los denunciantes sostienen que el 31 de octubre de 2011 Petroecuador y PDVSA firmaron un contrato modificatorio al que ya tenían en la explotación del campo Sacha a través de la empresa Río Napo. Ambos fueron llamados a rendir su versión el pasado jueves.

La exasambleísta constituyente Martha Roldós y el activista Fernando Villavicencio fueron citados a declarar ayer, pero no asistieron. (I)