El lamento es general entre los agricultores de la provincia de Tungurahua por los bajos precios que dicen recibir por sus cosechas, como la papa, el haba, el choclo, entre otros. Afirman que trabajan a pérdida y que cada día se pone peor.

“Estamos en la lona, los precios de los productos del campo están por los suelos. Hacemos tanta inversión en semillas, abonos, fertilizantes, mano de obra, pero cuando vamos al mercado se venden a costos con los que no se pueden recuperar ni los gastos que realizamos”, cuenta Onofre Guevara, productor del cantón Cevallos.

Ellos sostienen que han tenido que vender el quintal de papas hasta en $ 3 (locrera o tamaño mediano de la superchola) y el de habas hasta en $ 6. No obstante, los intermediarios venden la funda de habas en $ 1, cuentan los usuarios.

“Las papas están muy baratas. La semana anterior salí al Mercado Mayorista de Ambato con papa única y el quintal vendí a $ 4, de eso para el saco se gasta $ 0,25 y el flete cuesta $ 0,50 por cada uno. Se deben sumar peones e insumos, no se tiene ganancia, cada vez la agricultura está en peores condiciones”, comenta Luis Tibanquisa, agricultor del cantón Quero.

Rosario Lozada, agricultora del cantón Pelileo, se siente desmotivada porque el saco de choclo lo vendió en $ 6, demasiado barato, agrega, pues hace casi un mes estuvo a $ 30.

Los productores dicen que no cambian de actividad porque es lo han realizado durante toda su vida y que para volver a sembrar deben hacer préstamos o vender sus animales.

Bertha Sánchez, agricultora del cantón Cevallos, comenta que por los bajos costos de los productos agrícolas decidió sembrar alfalfa, que no requiere de mucho cuidado. Con eso alimenta a sus cuyes para sacarlos a la venta. Según ella, hasta los precios de los animales han bajado. “Se venden a $ 3 y máximo $ 5, en eso también estamos perdiendo, porque para tener algo de utilidad se debe vender en por lo menos a $ 8”, dice.

Sharon Gamboa, directora del Ministerio de Agricultura y Ganadería en Tungurahua, indica que los “golpes de producción” hacen que se registren precios bajos y que es una problemática de años. Por ello, se diseña un nuevo plan de trabajo para concienciar a los agricultores sobre la necesidad de zonificar las siembras. (I)